Caso Tamam Shud: Misterio del Hombre de Somerton

Un hombre fue encontrado muerto en una playa de Australia en 1948. Nunca se ha determinado su identidad, pero hay varias teorías sobre su origen.

En este momento estás viendo Caso Tamam Shud: Misterio del Hombre de Somerton

El caso Taman Shud, también llamado el Misterio del Hombre de Somerton, es un caso criminal sin resolver sobre un hombre cuyo nombre y origen nunca se descubrió, encontrado muerto el 1 de diciembre de 1948 en la playa de Somerton, Adelaida, Australia.

¿Qué significa Taman Shud?

Normalmente los casos criminales llevan el nombre de la víctima, en este caso, como el cuerpo nunca fue identificado, esto no fue posible.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sin embargo, en un compartimento secreto del bolsillo del pantalón del hombre, los investigadores encontraron un papel impreso con las palabras «Tamám Shud». Estos vocablos forman parte de los poemas de las Rubaiyat y significan «acabado» o «terminado».

blank

Sobre el cadáver encontrado

El 30 de noviembre de 1948, alrededor de las 20 horas, una pareja paseaba por el lugar y vio a un hombre tumbado en una posición extraña. Sin embargo, decidieron no intervenir, ya que pensaron que estaba borracho o simplemente dormido.

A la mañana siguiente, alrededor de las 6:30 a.m., las autoridades descubrieron que el hombre estaba muerto. Al principio no era más que una muerte ordinaria, no se encontró nada relevante. No había ningún documento que lo identificara y no había informes de personas desaparecidas en la región. Nadie podía saber quién era esa persona.

Inicio de las investigaciones

Una de las primeras cosas que llamó la atención de los agentes de policía que llegaron al lugar de los hechos fue que el cuerpo no había sido revuelto. Era como si se hubiera tumbado allí y hubiera muerto. El brazo izquierdo del hombre estaba recto y el derecho estaba doblado delante del cuerpo.

blank

El hombre llevaba una camisa blanca, pantalones marrones, corbata a rayas, calcetines, zapatos y, a pesar del clima cálido durante el día y la noche, también llevaba un jersey y una chaqueta de estilo europeo. Todos sin etiquetas, habían sido retirados. No había ningún signo de violencia, al igual que no había ningún documento que lo identificara.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En sus bolsillos había billetes de autobús y de tren, un peine para el pelo, un chicle y una cartera de cigarrillos en la que la caja mostraba una marca, pero los cigarrillos que había dentro eran de otra marca.

En cuanto al billete de autobús, el lugar donde se compró estaba a sólo 250 metros del lugar del crimen. Como el billete se utilizó, era una prueba de que el hombre llegó a esa región en autobús.

blank
Ilustración de los objetos que el hombre llevaba

Condiciones del cuerpo

Uno de los patólogos elegidos fue John Burton Cleland. Según sus estudios, el muerto tenía aspecto británico y una edad de entre 40 y 50 años. Por las características específicas del cuerpo, todo indicaba que el hombre no realizaba trabajos manuales, a pesar de tener una musculatura definida.

blank
Foto restaurada del hombre

Burton Cleland observó que los zapatos del hombre estaban limpios y parecían haber sido lustrados recientemente, diferente de lo que se espera de un hombre que había estado vagando todo el día.

Esta teoría encaja con la de que el cuerpo pudo haber sido llevado a la playa de Somerton después de su muerte, teniendo en cuenta la falta de pruebas de vómitos y convulsiones, los dos principales efectos del envenenamiento.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sin embargo, esta teoría era probablemente errónea, ya que los testigos vieron a un hombre con el mismo perfil la noche anterior y en el mismo lugar. Estas personas creían firmemente que se trataba de la misma persona, aunque no se acercaron al hombre.

No me sorprendería que se confirmara que murió envenenado, y que el veneno era probablemente un glucósido y que no fue administrado accidentalmente; lo que no puedo decir es si fue administrado por el propio muerto, o por otra persona.

John Burton Cleland.

Otro patólogo, el Dr. John Dwyer, llegó a la conclusión de que la última comida del hombre habría sido un pastel, y no identificó ninguna sustancia extraña en su organismo. Sin embargo, el envenenamiento siguió siendo el principal sospechoso.

Estoy convencido de que la muerte no fue natural (…) Supongo que el veneno utilizado puede haber sido un barbitúrico o un hipnótico soluble.

John Dwyer.

El patólogo indicó en el informe que algunos órganos eran tres veces más grandes de lo normal, principalmente el bazo y los riñones, además de la sangre y los alimentos mezclados en su estómago, dando el resultado final como «hemorragia gástrica aguda, congestión extensa del hígado y el bazo, y congestión del cerebro».

Creo que la causa de la muerte fue un ataque al corazón, pero no puedo decir qué causó el ataque.

Robert Cowan, experto químico que examinó las muestras del cadáver.

Divulgación del caso

La policía australiana ha difundido su imagen por todo el mundo, pero nadie ha identificado al hombre, es como si ninguna persona en todo el mundo conociera a la víctima.

Maleta encontrada

El 14 de enero de 1949, el personal de la estación de tren de Adelaida encontró en una de las taquillas una maleta marrón que pertenecía al fallecido.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En ella se encontraron varios objetos comunes de un viajero, como ropa e instrumentos de afeitado, y otros más inusuales, como un cuchillo de cocina que estaba afilado de tal manera que aparentemente servía como instrumento de autodefensa, así como un par de tijeras, que suelen encontrarse en los barcos mercantes.

blank
Algunos objetos que estaban en la maleta encontrada en la estación de tren

En el interior de la maleta había también un hilo naranja, el mismo utilizado para reparar los pantalones del hombre. Como este hilo era bastante inusual para la región, esto reforzó la idea de que la maleta era suya.

Al igual que la ropa del cuerpo del hombre, todas las prendas de la maleta tenían las etiquetas quitadas. Haciendo muy difícil la búsqueda de los artículos en la maleta.

Tamám Shud

La policía contrató a funcionarios de la biblioteca pública para analizar el escrito «Tamám Shud». Llegaron a la conclusión de que el trozo de papel había sido extraído del libro de poemas Rubaiyat de Omar Caiam.

Con estos descubrimientos y las revelaciones hechas públicas por la policía, una persona se presentó revelando que había encontrado una rara primera edición del libro en el asiento trasero de su coche, que estaba aparcado y sin llave cerca del lugar del crimen la noche anterior al crimen.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La policía descubrió entonces que se trataba del mismo libro del que se había arrancado la escritura «Tamam Shud». Esta persona no sabía cómo el libro había llegado al interior de su coche, y su identidad nunca fue revelada.

blank

Se encontró un número de teléfono en el reverso del libro, que pertenecía a una antigua enfermera que vivía a media milla (800 metros) de la escena del crimen.

La mujer declaró que tenía un ejemplar del Rubaiyat, pero que en 1945 se lo regaló a un teniente del ejército llamado Alfred Boxall, que entonces servía en el ejército australiano.

Esta mujer nunca ha sido revelada por la policía, pero se estima que su nombre es Jestyn, que murió en 2007. Muchos la consideran una pieza clave, y su anonimato ha dificultado mucho las investigaciones.

En cuanto a Boxall, la policía creyó que el muerto era él, hasta que lo encontraron vivo y con su copia del Rubaiyat, completa con «Taman Shud» en la última página.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Teoría principal

La teoría más aceptada es que el hombre era un espía, algo habitual en la época, dada la proximidad de la segunda guerra mundial, donde se popularizó este tipo de investigación.

Los agentes siempre arrancaban la etiqueta de su ropa, al igual que el hombre. Se trata de una medida adoptada para dificultar al máximo su origen o cualquier tipo de rastreo.

Su abrigo fue confeccionado en Estados Unidos, según un sastre contratado para analizar las pruebas, también tenía fuertes rasgos británicos, y llevaba ropa muy formal para el entorno en el que fue encontrado. Esto podría mostrar que el hombre probablemente no era local y que había viajado mucho.

El lugar en el que estaba tumbado era un lugar público, no el tipo de entorno que un hombre elegiría si quisiera ir a un lugar para morir tranquilamente.

Además, la inscripción en su bolsillo indicaba «terminado», lo que indica que es muy probable que el hombre se haya suicidado o que haya sido «eliminado» por alguna razón, tal vez porque descubrieron que era un espía o a instancias de la propia agencia que lo contrató, tras un grave error del agente.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Exhumación del cuerpo

El cadáver fue enterrado en 1949, bajo una lápida con la inscripción «el hombre desconocido». En mayo de 2021 el cuerpo fue exhumado, tras una intensa lucha, por Derek Abbott, profesor y científico de la University of Adelaide, una universidad de la región.

blank

Derek Abbott, tras varias investigaciones, llegó a la conclusión de que era muy probable que Rachel Egan fuera la nieta del hombre encontrado. El caso acercó a los dos, hasta que se casaron. Actualmente tienen tres hijos y están esperando los resultados del ADN para quizás descubrir quién es el hombre.

El resultado puede tardar años en completarse.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_