Sylvia Likens, torturada hasta la muerte por Gertrude Baniszewski

Sylvia Marie Likens fue una adolescente estadounidense torturada hasta la muerte por su madre, sus hermanos e incluso otros niños del barrio. Se rodó una película para retratar el caso.

En este momento estás viendo Sylvia Likens, torturada hasta la muerte por Gertrude Baniszewski

Al pertenecer a una familia problemática, Sylvia Likens recibió muy poca atención de sus padres. Por ello, comenzó a convivir cada vez más con Gertrude Baniszewski, que se convertiría en una gran pesadilla en su vida.

Gertrude vivió un bucle interminable de violencia, abusos, sumisión y necesidades económicas extremas que la llevaron a cometer crímenes bárbaros, hasta desembocar en la muerte de Sylvia Likens.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

¿Quién era Gertrude Baniszewski?

Nacida como Gertrude Nadine van Fossan, era hija de Hugh y Mollie van Fossan, la tercera de seis hermanos. Cinco años después de la muerte de su padre, dejó la escuela y se casó a los dieciséis años con John Baniszewski, con quien tuvo cuatro hijos.

Después de que su matrimonio de diez años terminara, Gertrude se casó con Edward Guthrie, tuvo dos hijos más y volvió a separarse en 1963. A los treinta y cuatro años, Gertrude se casó con Dennis Lee Wright, de veintitrés años, que era extremadamente violento y agresivo.

Tuvieron un hijo, Dennis Jr, pero poco después Wright la abandonó y desapareció.

Gertrude empezó a tener dificultades económicas, dependiendo únicamente de la pensión alimenticia que recibía de su primer marido, John Baniszewski, y de algunos trabajos esporádicos en el barrio, como la costura y el servicio doméstico.

blank

Sylvia Likens y su relación con sus padres

Sylvia Likens era la tercera hija de una pareja de actores de circo, Betty y Lester Likens. Era la hija mediana entre dos pares de gemelos: Diana y Daniel que eran dos años mayores y Jenny y Benny que eran un año menores.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El matrimonio de Sylvia Likens era malo, y se mudaron varias veces. Sylvia se veía obligada a alojarse constantemente en casa de familiares o conocidos cuando sus padres estaban de gira con el circo.

En sus 16 años de vida, Sylvia ha vivido en 14 direcciones diferentes. Solía quedarse en casa de su abuela o viajar con sus padres cuando no encontraban a nadie que cuidara de ella y de su hermana.

Su hermana Jenny Likens

En 1965, Sylvia y su hermana Jenny vivían con su madre en Indianápolis, pero pronto volvería a viajar con el circo. Lester Likens, que se había separado recientemente de su esposa, dejó a sus dos hijas con Gertrude Baniszewski, madre de Paula, una chica que las hermanas habían conocido.

En esa época hubo un episodio en el que la madre de las niñas fue detenida por robo en una tienda. Ese fue el momento en que se distanció definitivamente de sus hijas.

Aunque Gertrude y sus siete hijos eran pobres, Lester Likens, en su declaración, dijo que no entró en la casa para ver sus condiciones para recibir a sus hijas, sino que animó a Baniszewski a «enderezar a sus hijas como hizo con sus propios hijos».

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El comienzo de los abusos

En agosto de 1965, Baniszewski comenzó a ofender, humillar y golpear a Sylvia Likens, además de permitir que sus hijos y otros niños la golpearan.

Baniszewski acusaba a las chicas de ser prostitutas y daba lecciones a los niños sobre estos temas, utilizando siempre a los Liken como ejemplo.

Hubo rumores de que Likens había dicho en el instituto que dos de las hijas de Baniszewski, Paula y Stephanie, «tenían sexo por dinero», según la versión de Gertrude, el novio de Stephanie, Coy Hubbard, y otros colegas suyos fueron invitados a ayudar a Gertrude a agredir a Sylvia.

La propia hermana de Sylvia, Jenny, fue obligada a golpear a la víctima.

Pronto sacaron a Sylvia de la escuela, y el abuso se intensificó aún más. En una ocasión, tras volver a acusar a la chica de ser una prostituta, Gertrude llamó a los chicos del barrio y obligó a Sylvia a introducir la boca de una botella de Coca-Cola en su vagina. A partir de este momento, los delirios de Gertrude no hicieron más que aumentar.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Encerrado en el sótano

Los malos tratos se intensificaron y Sylvia fue expulsada del colegio y se le prohibió salir de casa. Luego la encerraron en el sótano y la obligaron a ingerir sus propias heces y orina. En ese momento, Gertrude, utilizando una aguja caliente, tatuó en el vientre de Sylvia la frase «Soy una prostituta y estoy orgullosa de ello».

Gertrude también obligó a Sylvia a escribir una carta a sus padres, en la que les decía que era una prostituta y que se escaparía de casa.

Sylvia trató de escapar tras escuchar que la mujer planeaba dejarla en un bosque para que muriera. Flaca, débil y desnutrida, fue capturada, devuelta al sótano y golpeada.

Muerte

El 24 de octubre de 1965, Coy Hubbard golpeó violentamente a Sylvia en la cabeza con un palo de escoba. Dos días después, tras varias agresiones repetidas, murió de una hemorragia cerebral, según los informes médicos.

En cuanto Stephanie y el niño Richard Hobbs se dieron cuenta de que Sylvia no respiraba, intentaron aplicarle la respiración boca a boca, pero se dieron cuenta de que era demasiado tarde.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La familia decidió entonces llamar a la policía y mostrarles la carta que Sylvia había escrito, obligada por Gertrude. Jenny Likens se acercó a uno de los policías y le susurró: «Sácame de aquí y te lo contaré todo».

Sentencia

Baniszewski, y sus hijos, Hobbs y Hubbard fueron detenidos sin fianza a la espera del juicio. La autopsia reveló posteriormente que Sylvia tenía múltiples quemaduras, contusiones musculares y numerosas lesiones físicas.

Cerca de la muerte, los labios vaginales de Sylvia estaban casi separados el uno del otro. Su cavidad vaginal estaba hinchada, pero los exámenes demostraron que todavía era virgen, ya que su himen estaba intacto. La causa oficial de la muerte fue una hemorragia cerebral, además de daños prolongados en la piel.

Gertrude Baniszewski fue acusada de asesinato en primer grado. Fue condenada a cadena perpetua sin libertad condicional.

Baniszewski ganó un nuevo juicio, pero fue condenado de nuevo. Durante sus 18 años en prisión, Gertrude fue una presa modelo, trabajando en el taller de costura, convirtiéndose en una especie de madre para las demás reclusas.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Cuando se anunció que saldría en libertad condicional de la cárcel, hubo una gran controversia en la comunidad de Indiana. Jenny Likens y su familia aparecieron en la televisión para protestar por la liberación, los grupos de derechos humanos también se pronunciaron, y en el transcurso de dos meses un grupo recogió firmas de residentes de Indiana contra Gertrude.

A pesar de todo, obtuvo su libertad, y se declaró culpable de todo lo que le había ocurrido a Sylvia. Baniszewski salió de la cárcel el 4 de diciembre de 1985 y viajó a Iowa, donde murió de cáncer de pulmón cinco años después, el 16 de junio de 1990, a los 60 años.

Destino de los implicados

Richard Hobbs murió de cáncer de pulmón a los 21 años, cuatro años después de dejar el reformatorio. 

John Baniszewski, después de la masacre en la Escuela Media Westside, se hizo llamar John Blake, hizo una declaración diciendo que los jóvenes criminales no son irredimibles, describiendo cómo logró superar su pasado criminal.

Murió en un hospital de Lancaster (Pensilvania) por complicaciones de la diabetes el 19 de mayo de 2005. Tenía 52 años, estaba casado y era padre de tres hijos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Coy Hubbard, el novio de Stephanie Baniszewski que utilizó golpes de judo contra Sylvia, pasó su vida entrando y saliendo de la cárcel y fue acusado tiempo después de asesinar a dos hombres. Murió a la edad de 56 años de un ataque al corazón el 23 de junio de 2007 en Shelbyville, Indiana. Deja una esposa, cinco hijos, diecisiete nietos y un bisnieto.

Paula Baniszewski, que fue detenida junto con su madre a los diecisiete años, fue condenada a veinte años de prisión. Mientras estaba encarcelada, dio a luz a una niña (inicialmente llamada Gertrude) que posteriormente fue adoptada. Intentó sin éxito fugarse de la cárcel en 1971. En 1972 obtuvo la libertad condicional y asumió una nueva identidad. Finalmente se casó y tuvo dos hijos. Las últimas pruebas indican que vivía en una granja de Iowa, y los informes más recientes afirman que vivía en Marshalltown, todavía en Iowa.

En el año 2012, un asistente escolar del estado de Iowa fue suspendido de la escuela media del distrito. Al parecer, había trabajado allí como profesora sustituta desde 1996. Tras una denuncia anónima, que comenzó con un rumor publicado en Facebook, se informó a la policía de que la mujer llamada Paula Pace era en realidad Paula Baniszewski, y querían que la gente conociera su pasado delictivo.

La administración no indicó el motivo de la suspensión de Pace, pero se han programado reuniones para discutir el caso. Tras una investigación, Pace fue despedido por el Ayuntamiento de Conrad. Según el representante del ayuntamiento, supuestamente dio información falsa durante el proceso de contratación, y se negó a dar más explicaciones.

Stephanie Baniszewski, la segunda hija mayor, se le retiraron los cargos por ayudar en la investigación. Se convirtió en maestra y tuvo varios hijos. 

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Los cargos de participación en el delito de Anna Ruth Siscoe, Judy Darlene Duke, Michael John (Mike) Monroe, e Randy Gordon Lepper han sido retirados. Randy Lepper murió el 14 de noviembre de 2010 en Indianápolis a la edad de 56 años. 

El 10 de mayo de 2015, la hermana de Sylvia, Diana, que ahora utiliza el nombre de Dianna Bedwell y su marido Cecil Knutson fueron denunciados como desaparecidos por su hijo, Robert Acosta. Dianna y Cecil fueron vistos apostando en uno de los casinos de Valley View, California. Ambos fueron grabados por las cámaras de seguridad abandonando el local en torno a las 2 de la madrugada en coche, sin aparecer por el domicilio de su hijo en La Quinta.

Acosta se puso en contacto con la policía y apareció en los medios de comunicación pidiendo información sobre el paradero de sus padres. Quince días después, el 25 de mayo, la pareja fue encontrada en un lugar remoto de California. Cecil había muerto, y Dianna estaba gravemente deshidratada tras sobrevivir sólo con agua de lluvia y algunas sobras de comida. Dianna fue trasladada en helicóptero al hospital, después de haber informado a los investigadores de que ella y su marido estaban buscando un atajo cuando se perdieron y empantanaron su coche. 

Obras creadas a partir de este caso

La película «Um crime americano», publicado en 2017, cuenta la historia de Sylvia en detalle. También hay otro largometraje, «A menina da porta ao lado», que a pesar de cambiar algunos acontecimientos mantiene los detalles de la crueldad y la tortura impuesta en el caso Likens.

También hay una obra literaria, realizada por DarkSide, «A Garota da Casa ao Lado» que retrata el caso en una lectura perturbadora e impactante. Soy un poco desconfiado para hablar ya que soy un fan de esta editorial 100% brasileña y siempre indican aquí, pero puedo garantizar que la lectura será impecable y los libros además de estar bien escrito cuentan con cubiertas y diseños únicos, difícil no querer hacer colección.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_