Kenneka Jenkins, encontrada muerta en el congelador de un hotel

Una joven de 19 años asistía a una fiesta en una habitación de hotel. Desaparece extrañamente y su cuerpo es encontrado sin vida 24 horas después.

En este momento estás viendo Kenneka Jenkins, encontrada muerta en el congelador de un hotel

Descrita como una gran persona, querida en la familia y llamada «Neka» por sus allegados, Kenneka Jenkins vivía con su madre en Chicago y su edad era de 19 años. La adolescente tenía dos trabajos a tiempo parcial y su sueño era estudiar enfermería.

Para algunos, la razón de la muerte de Kenneka sigue sin resolverse, y presentan varias teorías de lo que podría haber ocurrido. ¿La chica murió de forma accidental o alguno de sus amigos estuvo involucrado?

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La noche de su desaparición

Fue un sábado, el 8 de septiembre de 2017, cuando Kenneka y sus amigos salieron de fiesta sobre las 23:30 horas. Utilizó el coche de su madre para ir al local y se llevaron un equipo de música, coñac y algunas botella de bebida energética.

Esta fiesta tendría lugar en el hotel llamado Crowne Plaza Chicago O’Hare & Conference Center, y sería para celebrar el cumpleaños de Irene, una amiga del grupo.

Las chicas llegaron a la fiesta sobre la 1:13 de la madrugada. Poco después, a las 1:36, la cumpleañera hace un directo en Facebook mostrando el lugar y hablando con la gente, característico de las publicaciones de los jóvenes en las fiestas. A las 2:17 am Kenneka publicó un snapchat donde aparecía en uno de los baños de la fiesta.

Alrededor de las 3 de la madrugada, Kenneka y sus amigos deciden abandonar la fiesta. Están caminando por un pasillo cerca de un ascensor, cuando se dan cuenta de que Kenneka estaba sin su teléfono móvil y las llaves del coche.

En ese momento dejan a Kenneka sola en el pasillo, mientras vuelven a la fiesta en busca de sus pertenencias. Tardan unos 15 minutos en volver, pero cuando llegan Kenneka ya no está allí.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

¿Dónde está Kenneka Jenkins?

Los amigos se preocupan y comienzan a buscar a la joven en los pasillos y escaleras cercanos. Sin éxito, a las 4 de la mañana llaman a la madre de Kenneka, Teresa Martin. En la llamada, los jóvenes preguntan si su hija ya ha llegado a casa, ella responde que no, inmediatamente les cuentan los hechos y la madre entra en desesperación.

Conduciendo el coche de Kenneka, se dirigen a la casa de la chica, recogen a su madre y regresan al hotel sobre las 5 de la mañana. Dos horas después, ya en domingo, se denuncia a la policía la desaparición de Kenneka Jenkins. Los policías no le dieron mucha importancia y pidieron a la madre que volviera a su casa y esperara el regreso espontáneo de la víctima.

En Estados Unidos, y en algunos otros países, los casos de chicos desaparecidos tardan mucho tiempo en ser tratados como un asunto policial. Es bastante habitual que se diga a los padres que esperen a que sus hijos vuelvan, ya que muchos adolescentes «huyen de casa», pero vuelven por su cuenta.

Kenneka Jenkins sigue desaparecida durante las próximas horas. Los familiares y amigos buscan en el hotel y hacen preguntas al personal. Unas horas más tarde, a las 13:16 horas, la madre vuelve a ponerse en contacto con la policía y finalmente se denuncia la desaparición de la joven.

Cámaras de seguridad

Teresa Martin suplicó al a los empleados del hotel que le mostraran las grabaciones de las cámaras de seguridad. Sin embargo, desde que llegó, se han negado.

Sólo a la llegada de la policía los empleados comienzan a esforzarse en la búsqueda y empiezan a revisar las cámaras de la entrada y la salida del edificio.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

A las 20:29 horas de la noche del domingo, los policías abandonan el hotel, indicando a la madre que llame si surge alguna información. La madre de Kenneka Jenkins dijo en una entrevista que la actitud de la policía y del personal del hotel mostraba una falta de urgencia sobre la desaparición de su hija.

Cuerpo encontrado

A punto de cumplirse las 24 horas de la desaparición, a las 00:23 horas del 10 de septiembre, las cámaras de seguridad muestran a un empleado del hotel entrando en una cocina industrial. Camina hacia un área que contiene un congelador, y después de eso se puede ver que regresa rápidamente y se dirige a un oficial de policía.

Dos policías salen corriendo y al abrir el congelador encuentran el cuerpo de Kenneka, sin vida, boca abajo. Sólo una de sus zapatillas estaba en su pie. En ese momento fue declarada muerta, y cuatro horas después el cuerpo fue retirado del lugar.

Fotos del caso. (contiene fotos impactantes)

De nuevo se revisan las grabaciones de las cámaras de seguridad, que la muestran esperando a sus amigos junto a un ascensor. Pero entonces empieza a caminar por los pasillos del hotel, entre las 3:25 y las 3:32 de la mañana.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Camina con dificultad por los pasillos, apoyándose en las paredes y mostrando un comportamiento típico de una persona que ha consumido alcohol o drogas en exceso. Estaba sola en todo momento.

La cámara de esta cocina industrial se activa con el movimiento, lo que significa que las imágenes se graban sólo cuando las personas entran en la habitación. Kenneka es filmada caminando hacia el congelador. Este fue el último registro de ella en cámara.

En el vídeo, todas las apariciones de Kenneka en las cámaras de seguridad

El congelador industrial estaba empotrado en la pared, con una puerta de entrada. No había otras salidas, ni del congelador ni de la propia cocina. La puerta del congelador no tiene cámara de seguridad, sólo en la entrada de la cocina.

Autopsia

La autopsia encontró lesiones en el estómago de Kenneka, que eran indicativas de hipotermia. También tenía el cerebro hinchado, una abrasión en el tobillo derecho y un hematoma en la pierna derecha, sin embargo, la hinchazón del cerebro «no era indicativa de una causa específica de la muerte», dijeron las autoridades. 

Además, los investigadores realizaron pruebas para ver si la joven había consumido algún tipo de droga, sin embargo, no se identificó nada. Las pruebas mostraron que tenía una concentración de alcohol en sangre de 0,112, y el nivel considerado ilegal para conducir es de 0,08.  

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sin embargo, un punto llamó la atención, las pruebas demostraron que la joven había ingerido topiramato, un fármaco utilizado para tratar las migrañas o las personas que sufren epilepsia.

Sin embargo, los niveles del fármaco estaban «dentro de lo que se había prescrito adecuadamente». Lo más extraño de todo esto es que sus padres dijeron que a Jenkins nunca le habían recetado ese medicamento. 

Según los médicos forenses, cuando se combinan el alcohol y el topiramato, los efectos de cada uno pueden potenciarse. La oficina del forense dijo que estas sustancias, combinadas con la exposición al frío, pueden «acelerar la aparición de la hipotermia».

Además, no había pruebas de que Kenneka fuera obligada a beber alcohol o a tomar topiramato, según las autoridades. 

Hipótesis de su desaparición

Otro hecho que llamó la atención fue el directo que hizo una de sus amigas en Facebook. En un momento determinado, es posible escuchar a una mujer gritando y pidiendo ayuda en la fiesta, pero los forenses no pudieron concluir con precisión lo que se escucha en el vídeo.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La puerta del congelador sería demasiado pesada para que una joven ebria la abriera por sí misma y que, según Newsweek, la policía de Rosemont rechazó el apoyo ofrecido por el FBI.

Tras investigar la lista de huéspedes del hotel, la policía se dio cuenta de que las dos personas que celebraron la fiesta utilizaron documentos y tarjetas de crédito falsos, pero cerró el caso para evitar más especulaciones al respecto.

El funeral de la joven duró unas dos horas y media y reunió a más de mil personas, varias de las cuales llevaban camisetas en las que se leía «Justicia para Kenneka». A día de hoy, cuatro años después de la muerte de Kenneka, su madre y sus familiares piden acceso a la cámara del congelador.

Perfil de Instagram dedicado a hacer justicia y en memoria de Kenneka Jenkins.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_