Junko Furuta: violada, torturada y brutalmente asesinada

En 1991, Junko Furuta fue secuestrada, mantenida en cautiverio, torturada, violada y asesinada por miembros de una organización criminal en Japón.

En este momento estás viendo Junko Furuta: violada, torturada y brutalmente asesinada

Junko Furuta, nacida el 18 de enero de 1971 en la ciudad de Misato (provincia de Saitama), Japón. Tenía dos hermanos, uno menor y otro mayor, asistía a la escuela secundaria de Yashio-Minami y tenía un trabajo a tiempo parcial.

Hermosa, simpática y muy cautivadora, solía llamar mucho la atención allá donde iba. Esto provocó la envidia de algunos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Por muy popular que fuera, nunca se la veía en las fiestas organizadas por sus compañeros y amigos. No consumía alcohol ni drogas, muy diferente a la mayoría de los demás estudiantes. Su rutina diaria consistía en ir a la escuela y de ahí ir directamente a su trabajo como camarera.



Secuestro de Junko Furuta

Violento y dueño de un comportamiento abusivo, Hiroshi Miyano, sólo unos días después de ser ignorado por Junko, junto con su amigo de 16 años Shinji Minato, merodeaban por un parque del barrio donde acostumbran a agredir sexualmente a las mujeres.

Violadores experimentados desde una edad temprana, los dos eran conocidos por tener un ojo clínico para detectar víctimas fáciles.

El secuestro ocurrió cuando Shinji Minato derribó a Furuta de su bicicleta. La joven salió corriendo. Poco después, se le acercó Hiroshi Miyano, que le ofreció ayuda y se ofreció a llevarla de vuelta a casa. Sin embargo, lo que ella no sabía era que los dos actuaban juntos.

Miyano la llevó entonces a un almacén donde la violó. Poco después, el criminal llamó a sus amigos para que fueran a ver lo que le había hecho a la chica. Sus amigos llegaron más tarde para realizar una violación en grupo, algo que ya era práctica habitual entre ellos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Yakuza, Japanese criminal organization

La Yakuza es un grupo criminal dedicado a la extorsión, el tráfico, el blanqueo de dinero y otras numerosas actividades delictivas relacionadas con el crimen organizado. El grupo tiene orígenes japoneses, pero se ha establecido en todo el mundo y hoy tiene actividades en algunos países europeos, pero principalmente en Estados Unidos.

Se cree que los criminales del caso Junko eran miembros de la Yakuza, aunque no hay pruebas contundentes al respecto.

Junko Furuta cautiva

Nada puede compararse con el nivel de violencia al que fue sometida Junko Furuta durante los 44 días que permaneció cautiva en aquella sucia habitación dentro de la casa de Minato, donde la chica tuvo que fingir ser su novia delante de sus padres.

Junko sufrió repetidas sesiones de sodomía y violencia sexual hasta que sangró, incluso fue colgada desnuda del techo por las muñecas y utilizada como saco de boxeo por los chicos.

Amordazada, la golpearon con mancuernas, la quemaron con cigarrillos, velas, le insertaron bombillas, tijeras, barras de hierro e incluso le encendieron fuegos artificiales en la vagina y el ano, lo que le provocó graves quemaduras y roturas de órganos internos. Los amigos y otros miembros de la Yakuza fueron invitados por Hiroshi a golpearla y a practicar orgías.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La residencia de la familia Miyano, donde Junko estuvo cautiva.

Completamente atada y desnuda, dejaban a Junko sin comer nada durante varios días, y cuando llegaba su comida, la obligaban a comer cucarachas y a beber su propia orina.

Le echaron cera caliente en los párpados, le clavaron agujas en los pechos y le arrancaron los pezones con pinzas. Cuando los agresores empezaron a lanzarle pesas de hierro al pecho, perdió el control de la vejiga y el intestino, tal era el daño interno.

El 27 de noviembre, los padres de Junko se pusieron en contacto con las autoridades para denunciar su desaparición, pero Hiroshi la obligó a llamar a sus padres para decirles que se había escapado a casa de un amigo y que no volvería, para que dejaran de buscarla.

Mientras tanto, los padres de Shinji Minato sabían de la monstruosidad que estaba ocurriendo bajo su techo, pero temían la implicación de su hijo con la banda, así que no hicieron nada cuando escucharon la petición de ayuda de Junko.

Cuando Junko intentó llamar a la policía, la pillaron in fraganti y, como castigo, le prendieron fuego a las piernas, causándole quemaduras de segundo grado.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La policía falló

Uno de los jóvenes que violó a Junko Furuta se lo contó a su hermano para presumir de ello, y el hermano se lo contó a sus padres, que rápidamente llamaron a la policía. Al llegar a la casa no hubo investigación y la policía solo habló con Minato a través del intercomunicador, él dijo que no estaba con Junko. La policía se dio por satisfecha y se fue.

Más tarde, cuando el caso salió a la luz, los policías implicados en este episodio fueron despedidos por violar drásticamente el código de conducta.

Secuencia de crueldad

Se calcula que fue violada unas 400 veces, con más de 20 hombres diferentes al día que Hiroshi llevaba a su habitación para violarla y agredirla brutalmente. Como consecuencia de los golpes en la cabeza, la joven sufrió convulsiones extremas.

Al cabo de 20 días, había perdido la capacidad de movimiento al no poder utilizar las manos, cuyos huesos estaban molidos.

Les rogó que pusieran fin a su sufrimiento y la mataran, pero se negaron. Y en 44 días, su aspecto se había desvanecido, deteriorándose entre la hinchazón, la piel tostada, el pus, las ampollas y las úlceras de las infecciones.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Junko estaba desfigurada, era difícil reconocerla. Con su cuerpo mutilado, incluso empezó a desprender un fuerte y mal olor, lo que hizo que los chicos perdieran el interés por ella sexualmente y buscaran a su siguiente víctima, una chica de 19 años que volvía a casa del trabajo.

Esta nueva mujer fue liberada después de la violación.

La muerte de Junko Furuta

El 4 de enero de 1989, sumida en la miseria y la basura amontonada en su habitación, Junko Furuta convulsionó y murió.

Al darse cuenta de ello, sólo 24 horas después, los cuatro secuestradores la envolvieron y la metieron en una maleta. A continuación, la colocaron en un barril y la cubrieron con hormigón, y fue desechado en un camión de cemento en el distrito de Koto.

Hiroshi confiesa sin querer el crimen

Dos semanas después del crimen, Hiroshi acabó entregándose sin querer a la policía por la muerte de Junko. Fue detenido con Jõ Ogura y dedujo que éste había confesado. Rápidamente dijo dónde se podía encontrar el cuerpo de la chica.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La policía encontró el barril y reconoció a Junko por sus huellas dactilares.

El caso apareció en los medios de comunicación y en poco tiempo toda la espantosa historia de cómo se interrumpió la vida de Junko Furuta, ganó las noticias en Japón y luego en todo el mundo, principalmente por la sentencia recibida por los cuatro jóvenes, a los que la justicia preservó su identidad.

Hiroshi Miyano sólo fue condenado a 20 años de reclusión en un centro de rehabilitación de menores, mientras que Shinji Minato cumpliría de cinco a nueve años, y Jõ Ogura fue condenado a ocho años.

En otras circunstancias, los chicos habrían sido castigados con cadena perpetua o pena de muerte, por lo que se cree que el grupo Yakuza estuvo involucrado en ese momento.

En cualquier caso, el impacto del caso fue tan grande que exigió cambios en el sistema penal japonés, especialmente en lo que respecta a que los menores sean juzgados como adultos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_