Judith Barsi, asesinada por su propio padre a los diez años

Judith Barsi, una actriz infantil de Hollywood famosa por protagonizar anuncios para grandes marcas, recibe un disparo en la cabeza a los 10 años. ¿El asesino? Su propio padre.

En este momento estás viendo Judith Barsi, asesinada por su propio padre a los diez años

¿Quién era Judith Eva Barsi?

Judith era hija de József Barsi y Maria Virovcz, ambos inmigrantes húngaros que huyeron de la ocupación soviética en 1956. La pareja se conoció años después en un restaurante de Los Ángeles frecuentado por inmigrantes, donde María era camarera.

József Barsi, padre de Judith

József, antes de casarse con María, tuvo un primer matrimonio problemático. Marcada por los malos tratos, la violencia física y el alcoholismo por parte de József Barsi, de la relación anterior nacieron dos hijos, Ági Barsi y Barna Barsi, que fueron abandonados por su padre, que se trasladó a California.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Maria Virovcz, madre de Judith

Maria Virovcz tuvo un padre abusivo, tanto física como psicológicamente. Siempre soñó con ser actriz, pero nunca hubo espacio para ello en su difícil vida económica. Se enamoró en el mismo instante en que conoció a József Barsi sentado en el bar del restaurante, y para ella ese hombre sería capaz de amar y proteger a la familia que tanto había soñado construir. Se casaron a finales de los años 70.

Judith Barsi fue la única hija de este matrimonio.

María vio en su hija la posibilidad de cumplir su sueño a través de los logros de Judith, y desde muy joven comenzó a prepararla con clases de baile, postura y actuación. A Judith le encantaba esto, no hacía nada por obligación, y este era un momento de pura diversión para ambos.

A diferencia de lo que todos pensaban, que nunca llegaría a ser actriz y que la oportunidad era una entre un millón, Judith fue descubierta, a los cinco años, por un agente en una pista de hielo. La niña llamó la atención porque parecía tener dos años menos y era muy comunicativa e ingeniosa.

Una carrera profesional en ascenso

Después de este episodio, la carrera de Judith se disparó. Empezó a ganar unos 100.000 dólares al año, lo que permitió a la familia mudarse a una casa más grande.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La niña empezó a estudiar en una escuela local de Nevada. Faltaba a muchas clases debido a las sesiones de grabación y a sus compromisos como actriz.

Con el paso del tiempo, el padre de Judith empezó a mostrar un comportamiento paranoico. En uno de estos episodios mandó construir una cerca alrededor de la casa, lo que parecía bastante extraño, ya que ninguna de las casas del barrio donde vivían estaba cercada y la zona era extremadamente segura.

A diferencia de József, María era extrovertida y comunicativa. Y fue a través de las conversaciones con los vecinos que el pasado de su marido comenzó a salir a la luz.

Judith empieza a protagonizar campañas de gran éxito

Judith empezó a aparecer en muchos comerciales, muchos de ellos para marcas famosas como Mc Donald’s.

Vea el comercial completo en YouTube.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Fue entonces cuando el equipo de la miniserie Fatal Visión la descubrió. Después de la audición, fue elegida para el papel de Kimberly MacDonald.

A medida que crecía el éxito de Judith, su padre se volvía más celoso y abusivo. Incluso amenazaba con suicidarse y matar a su familia si le abandonaban. Su alcoholismo, que ya era un problema, empeoró mucho. Como consecuencia, tuvo tres detenciones por conducir bajo los efectos del alcohol.

En diciembre de 1986, María acudió a una comisaría de policía para denunciar los malos tratos que había sufrido. Después de que la policía la desacreditara, diciendo que no había «pruebas físicas» de lo que decía, la madre de Judith desistió de presentar una denuncia.

Después de este incidente, József dejó de beber, pero las amenazas y los juramentos no terminaron. Judith vivía en un ambiente terrible, las discusiones y las agresiones físicas eran frecuentes.

El hombre golpeaba con frecuencia a su mujer en la cara, intentó asfixiarla varias veces y escondió cartas de los familiares de Maria en un intento de impedir que se comunicara con ellos y saliera de Estados Unidos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Tricotilomanía y sobrepeso

Al principio Judith no mostraba signos de que algo anduviera mal, pero a medida que la violencia se intensificaba empezó a ganar peso y a arrancarse las pestañas. La niña también empezó a torturar al gato de la familia, tirándole de los bigotes.

Aunque su vida había mejorado mucho, vivían en una casa confortable y podían disfrutar de una gran condición de vida, József nunca estuvo satisfecho.

Un vecino, en una entrevista, recordaba un episodio en que József contaba que sentía envidia de Judith porque ella mantenía a la familia lo que él nunca podría hacer. Y él la consideraba una chica ingrata. Dijo que ella no sabía lo duro que era tener que huir de un país en guerra.

Otro residente local informó de que una vez el padre rompió los juguetes de la niña en el patio porque la consideraba mimada y sobreprotegida.

En ese momento Judith tenía seis años, era sólo una niña.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

«En busca del Valle Encantado», ¡SI, SI, SI!

Uno de los trabajos más queridos y famosos de Judith, estrenado después de su muerte, fue el doblaje del personaje Ducky, para la película En busca del valle encantado.

Los productores pensaron que su voz encajaría perfectamente en el personaje, y cuando Judith fue invitada a trabajar con ellos respondió con un eufórico «¡SÍ, SÍ, SÍ!». Esta expresión se incorporó posteriormente al personaje y se convirtió en la marca registrada de Ducky en los dibujos animados.

Escucha la voz de Judith doblando a Ducky

La violencia se intensifica en su casa

József, que antes sólo había agredido físicamente a Maria, empezó a dirigir su frustración hacia Judith. A veces le tiraba del pelo y la molestaba, todo porque se sentía incómodo con la atención que la pequeña estrella recibía de la gente.

Maria hizo todo lo que pudo para sacar a su hija de la casa, aunque sólo fuera por unos momentos. Los dos iban a los parques, comían en restaurantes y solían visitar a los amigos que vivían cerca. Se esforzó por hacer que la vida de Judith fuera lo más normal posible a pesar de lo que ocurría en la familia.

10 de junio de 1986, Judith cumple ocho años

La fiesta de cumpleaños se celebró en una bolera, su padre no asistió. Uno de los padres de los amigos del escenario invitados, cuenta que Maria le dijo que József no vendría, ya que estaba durmiendo borracho en el sofá.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Una de las formas que el marido utilizaba para evitar que su mujer y su hija intentasen escapar era mostrarles siempre dónde guardaba un galón de gasolina. Poco después describía cómo lo usaba para carbonizar sus cuerpos mientras dormían.

«Tiburón, la venganza», primer largometraje de Judith Barsi

Judith ha sido invitada a protagonizar su primera película Tiburón, la venganza. El rodaje tendría lugar en las Islas Bahamas.

Cuando József se enteró, entró en su habitación y, mientras la niña preparaba las maletas con su madre, las amenazó de muerte si se atrevían a huir durante las grabaciones. El padre de la niña no las acompañó en el viaje.

En la playa, entre las escenas María lloró y dijo a varias personas que temía por la vida de Judith. Pero la gente dejó de tomarla en serio, porque a cada persona le decía una cosa, y muchas veces parecía confundida en sus relatos. A veces decía que se iba a separar y huir, y a veces se arrepentía de lo que había dicho.

Al final de las grabaciones, María ya había comprado dos billetes a Nueva York, ciudad en que podría alojarse en casa de una prima y escapar del ciclo de la violencia.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En la tarde del último día, mediante una llamada telefónica el padre de Judith refuerza las amenazas de muerte contra la familia, lo que hace que Judith entre en pánico y su madre se derrumbe llorando, renunciando al viaje.

Al final, regresaron a casa.

9 años, presionado para madurar

Judith tenía un problema en la glándula pituitaria, responsable por la hormona del crecimiento. Esto retrasó su desarrollo y le impidió interpretar personajes de su edad.

María comenzó el tratamiento con inyecciones hormonales bajo la supervisión de un hospital local.

Las dos empezaron a alquilar un apartamento de día en Panorama City, donde pasaban la mayor parte del tiempo para escapar de los abusos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Siguió protagonizando películas y anuncios publicitarios. Durante la grabación de una de estas producciones, Judith se echó a llorar mientras cantaba una canción, y en ese momento le contó a su agente todo lo que había sufrido.

A Maria se le aconsejó que buscara un psiquiatra infantil y, tras la primera sesión, Judith fue denunciada a los servicios sociales como niña maltratada.

La madre fue interrogada ostensiblemente, pero no se sabe si József fue investigado.

En junio de 1988, József se puso en contacto con los hijos de su primer matrimonio. En esta llamada les informó de que estaba deseando verlos y de que tenían una hermana menor, Judith. Los niños aceptaron la invitación y llegaron a tiempo para el décimo cumpleaños de su hermana menor.

Ági, su hermana de 30 años, empezó a notar que algo iba mal en el comportamiento de Judith, y cuando interrogó a María obtuvo la confirmación de lo que temía. Se ofreció a ayudar, dijo que facilitaría la huida, pero su madre tenía otro plan: dejar la casa tan desordenada y asquerosa que József no pudiera soportarla más y marchase.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

A María no le parecía justo renunciar a todo lo que Judith había ganado con su trabajo.

Tiempo después María notificó al servicio social que se estaba separando de su marido, inmediatamente dieron el caso Judith como cerrado.

La madre había planeado mudarse lentamente a la propiedad alquilada en Panorama City, e incluso cobrar algunos cheques antes de que su marido lo supiera para constituir una reserva financiera. Esta vez parecía decidida.

25 de julio de 1988, el fin

El lunes por la mañana, Judith fue vista montando en bicicleta en la calle donde vivía y por la tarde tuvo una reunión con un importante estudio cinematográfico. Nunca asistió a esta reunión.

Se especula que esa mañana la pareja habría tenido otra pelea violenta y que Judith estaba molesta y no quería ir. Lo que se sabe con seguridad es que la niña y su madre se pusieron el pijama y se fueron a sus camas, pero József no.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Se habría preguntado qué haría a continuación. Los investigadores creen que habría descubierto que María tenía un plan de fuga y un apartamento ya alquilado.

Hacia la medianoche, József cogió su pistola del calibre 32 y entró en la habitación de su hija, matándola de un solo disparo en la cabeza, junto a la oreja derecha.

Al oír el disparo, Maria habría salido corriendo al pasillo para enfrentarse a su marido, pero no tuvo oportunidad, se vio obligada a arrodillarse y también recibió un disparo en la cabeza.

Siguió en la casa durante los dos días siguientes, viviendo como si no hubiera pasado nada. Ransey, el agente de Judith, cuando la echó de menos, hizo una llamada a la casa de Barsi al mediodía del día 26.

József contestó el teléfono, y ella se sorprendió.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Al preguntar por María y Judith, el marido respondió que habían huido a San Diego y que un coche negro las había recogido. Añadió que sólo estaba en la casa para recoger algunas pertenencias y dar un «último adiós».

El agente no se tragó la historia, repitió las llamadas durante la tarde para ver si María respondía, pero no hubo retorno.

En la mañana del 27 de julio, hacia las 8.30 horas, una vecina que regaba su jardín oyó una explosión procedente de la casa de Barsi. Empezó a salir mucho humo por el techo y pronto toda la casa estaba en llamas.

Los bomberos llegaron rápidamente y consiguieron contener el fuego. Poco después se encontraron tres cuerpos en la residencia.

En el pasillo se encontró el cuerpo de Maria Barsi, que tenía 48 años.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Judith, que sólo tenía 10 años, fue encontrada en su cama y junto a ella había un galón de gasolina.

Finalmente, József Barsi, de 55 años, fue encontrado en el garaje con una herida de bala autoinfligida en la cabeza.

Más tarde se llegó a la conclusión de que el ruido de la explosión que escuchó el vecino fue el disparo de un arma de fuego por parte de József contra sí mismo.

El forense concluyó que todos los miembros habían muerto antes de que el humo se extendiera, ya que no había rastros de humo en sus pulmones.

Judith y Maria Barsi fueron enterradas en la misma tumba, no identificada, que años después recibió una lápida con los nombres de ambas.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Observaciones finales sobre el caso de Judith

La policía de Los Ángeles y los Servicios de Protección de Menores fallaron. La familia de Judith nunca fue objeto de visitas periódicas y el padre ni siquiera fue investigado.

Dos meses después de la muerte de la familia y a través de un reportaje en un periódico, se recaudaron fondos para que los trabajadores sociales no se vieran desbordados, y se impuso una nueva política en Los Ángeles: antes de cerrar cualquier caso siempre hay que visitar a la familia.

Tras este caso se crearon varias acciones de protección de la infancia.

La casa de la familia fue reparada y vendida a una nueva familia.

La residencia de Barsi, ¿está embrujada?

La incomodidad revelada por miembros de la familia Bernal, residentes de la propiedad en la ciudad californiana de Canoga Park hace 19 años, salió a la luz durante su participación en el programa de renovación «Murder House Flip».

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

“Cuando nos trasladamos no sabíamos nada de esta casa”

Dijo Gaby Bernal, que ocupa la habitación en que la actriz fue asesinada.

Según los Bernal, hay una sensación constante de una «presencia sombría» y constantemente ocurren cosas extrañas dentro de la residencia: citan que las puertas se abren y se cierran solas y que vientos helados recorren la propiedad.

La familia incluso tenía varios atrapasueños repartidos por la casa, especialmente en la habitación que pertenecía a Judith, para aliviar algunas de las tensiones que sentían.

La casa sufrió entonces cambios extremos, eliminando varias características y elementos que habían estado en su lugar desde su construcción y el asesinato de Judith Barsi y su madre.

Vea el tráiler oficial del programa que reformó la casa

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_