Susan Smith, mató a sus dos hijos por una relación con un hombre rico

Susan Smith se hizo mundialmente conocida por la brutalidad con la que mató sus hijos. ¿Su motivo? Ser la mujer perfecta para un hombre rico.

En este momento estás viendo Susan Smith, mató a sus dos hijos por una relación con un hombre rico

Desde muy joven, Susan Smith vivió en un hogar problemático, en una familia rica que se preocupaba demasiado por las apariencias en detrimento de las personas. Esto dio lugar a uno de los crímenes más bárbaros que un ser humano puede cometer: matar a sus propios hijos.

Sin embargo, el caso de Susan Smith pone de manifiesto dos puntos de vista distintos. ¿Era sólo una víctima de los abusos que sufría o una asesina de corazón frío de sus dos hijos pequeños?

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Infancia y adolescencia de Susan Smith

Susan Leigh Vaughan Smith, nacida el 26 de septiembre de 1971 en Union, Carolina del Sur, e hija de Linda y Harry Vaughan.

La infancia de Susan Smith fue inquietante. Debido a un matrimonio tumultuoso entre sus padres, impregnado de agresividad, se divorciaron cuando ella tenía siete años, y poco después, su padre Harry a los 37 años, se suicidó.

Semanas después del divorcio, su madre, Linda, inició una nueva relación. Beverly «Bev» Russell, un exitoso empresario local. Linda y los niños se mudaron de su pequeña y modesta casa a la de Bev, situada en una exclusiva subdivisión de Union.

Susan había sido una niña triste e introspectiva. Su madre nunca fue buena para atender sus necesidades emocionales, y el suicidio de su padre pareció crear una herida que nunca se curó.

Durante su adolescencia, Susan se hizo popular en la escuela, era una joven muy atractiva y parecía ocupar posiciones de liderazgo en las actividades escolares. Por fuera todo parecía estar bien, pero Susan llevaba consigo un gran secreto familiar. A los 16 años su padrastro empezó a abusar de ella.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Una de las partes más intrigantes de esta historia fue el manejo de Linda del abuso. Susan contó lo sucedido a su madre y a los Servicios Sociales. Bev estuvo alejada de la familia durante unas semanas, pero tras unas sesiones de «asesoramiento familiar» volvió a la vida normal.

Cuando las cosas se calmaron, Susan fue severamente reprendida por exponer públicamente lo que su madre describió como «conflictos familiares». La posición social parecía importar más que el bienestar de su hija.

Como pueden imaginar, los abusos sexuales continuaron y esta vez con mayor frecuencia. Era como si a Bev le hubieran dado carta blanca para cometer el acto.

Incluso hubo un episodio al final del instituto en el que Susan pidió ayuda a un consejero escolar. Parecía agotada por la situación y desesperada por recibir ayuda. Se le indicó que presentara cargos, lo que negó hacer. Bev era influyente en la comunidad, tenía buenos abogados que sabrían cómo callar con éxito situaciones como esta

Relaciones de Susan Smith

En el verano de 1988, Susan consiguió un trabajo temporal como cajera en un supermercado local. Lo que se suponía que iba a durar sólo unos meses, acabó con su ascenso a contable.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En esa época Susan era sexualmente activa con al menos tres hombres, un hombre mayor casado que era empleado del mercado, otro compañero de trabajo más joven y Bev, su padrastro.

Susan se quedó embarazada y abortó. El hombre casado rompió su relación extramatrimonial con Susan y la reacción de ésta fue intentar suicidarse tomando analgésicos. Mientras era tratada en el hospital, admitió que ya había intentado suicidarse a los trece años.

David Smith, el primer marido de Susan

Durante este mismo periodo, Susan comenzó una relación con David, también compañero de trabajo. En ese momento David estaba comprometido con otra mujer y rompió para estar con Susan. Pronto se quedó embarazada y ambos decidieron casarse.

Susan y David Smith se casaron el 15 de marzo de 1991 y se mudaron a la casa de la bisabuela de David, ya que los dos no podían permitirse una casa. Los padres de David estaban de duelo por la reciente pérdida de otro hijo que murió de la enfermedad de Crohn justo 11 días antes de la boda de Susan y David. 

En mayo de 1991, el estrés de perder un hijo fue demasiado para los padres de David. Su padre intentó suicidarse y su madre se fue a otra ciudad. Susan ya conocía esa situación y pudo consolar a David en los meses siguientes.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Nace el primer hijo, Michael Daniel Smith

El 10 de octubre de 1991 fue un día feliz. A pesar de la agitación familiar, el niño era muy esperado y querido. Los dos siempre demostraron ser buenos padres, tanto en el cuidado como en la atención del bebé.

Pero algo no iba bien en su relación, Susan era extremadamente materialista y siempre acudía a su madre para que le prestara dinero. Esto molestó a David. Linda, la madre de Susan, siempre consintió los préstamos, pero, por otro lado, se sentía con derecho a orientar la vida de la pareja, principalmente en los aspectos relacionados con la educación de Michael.

La relación se fue deteriorando cada vez más. Susan se sentía eternamente en deuda con su madre y le permitía dictar las reglas. En marzo de 1992, la pareja se separó e intentó salvar su matrimonio entre idas y venidas durante los siguientes siete meses. Durante este tiempo, Susan mantuvo una relación con un antiguo compañero de trabajo, lo que solo empeoró la situación.

En noviembre de 1992 la pareja retomó su relación ante la noticia del nuevo embarazo de Susan. David nunca cuestionó la paternidad del niño a pesar de que estaban separados.

La solución parecía ser una casa propia, donde todo sería diferente. La pareja pidió a Linda otro préstamo para comprar una propiedad, pero lo que se suponía que iba a traer la felicidad sólo dejó a Susan cada vez más distante.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Parecía estar descontenta con su embarazo, quejándose casi todo el tiempo de su estado.

David comienza una relación extramatrimonial

David se sintió excluido. Susan no le prestaba atención y actuaba negativamente la mayor parte del tiempo. En junio de 1993 empezó a salir con una compañera de trabajo.

Tras el nacimiento de su segundo hijo, Alexander Tyler, el 5 de agosto de 1993, David y Susan volvieron a reunirse, pero en tres semanas David una vez más se mudó y los dos decidieron que la relación había terminado.

A pesar de las idas y venidas de su matrimonio, siempre estuvieron presentes en la crianza y educación de sus hijos. Los niños recibieron amor, atención y fueron muy felices.

«Las chicas buenas no se acuestan con hombres casados»

Susan no podía seguir trabajando en el mismo lugar que David, entonces buscó un nuevo empleo. Su experiencia como contable le valió un puesto en Conso Products. Poco después de incorporarse a la empresa, fue ascendida al puesto de secretaria ejecutiva del presidente y director general de Conso, Carey Findlay.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Susan parecía estar empezando a convivir con la alta sociedad, al igual que su madre Linda. Ese puesto también le dio la oportunidad de acercarse al hijo de su jefe, uno de los solteros más codiciados de Union, Tom Findlay.

En este punto parecía conseguir todo lo que quería, especialmente cuando se trataba de hombres. Tom y Susan comenzaron rápidamente una relación casual en enero de 1994, pero en la primavera David volvió a formar parte de la vida de ella y ambos reanudaron su matrimonio.

Al cabo de unos meses, Susan pareció arrepentirse de su decisión y volvió a solicitar el divorcio. En septiembre, volvía a salir con Tom Findlay y a planear su futuro juntos. Tom, mientras tanto, ya estaba considerando terminar su relación con Susan.

En octubre de 1994, Susan ya había firmado los papeles del divorcio con David. Tenía un poco de prisa, ya que su objetivo en este momento era un nuevo matrimonio con Tom. Sin embargo, una carta enviada por Tom Findlay tomó a Susan por sorpresa.

En la carta se daban las razones que justificaban el fin de la relación. Citó las diferencias en sus orígenes, también fue enfático en que no quería tener hijos o querer criarlos. Animó a Susan a actuar con más amor propio y se refirió a un episodio en el que Susan y el marido de una amiga se besaban en un jacuzzi durante una fiesta en casa del padre de Tom.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

«Si quieres conseguir algún día un buen tipo como yo, tienes que actuar como una buena chica. Y ya sabes, las chicas buenas no se acuestan con hombres casados».

Tom Findlay dijo en un extracto de la carta.

Del cielo al infierno en segundos

Susan estaba devastada por el fin de su relación con Tom. Parecía ser la primera vez que era rechazada por un hombre. En ese momento, Tom no lo sabía, pero ella tenía relaciones sexuales con David, su padrastro, Bev Russell, y habría tenido una aventura sexual con su jefe, que era el padre de Tom.

Susan decide apelar a lo emocional. Busca a Tom y le revela que lleva teniendo relaciones sexuales con su padrastro desde los 16 años. Esto no pareció funcionar, así que le contó el supuesto romance con su jefe, también padre de Tom, y le advirtió que los detalles de la relación podrían salir a la luz en los próximos días… Parecía dispuesta a jugar con todas las armas.

La reacción de Tom fue de asombro y reiteró que ambos no volverían a tener una relación sexual. 

Susan no puede superar a Tom Findlay

Era el 25 de octubre de 1994, Susan estaba en el trabajo. Parecía muy preocupada y pidió salir del trabajo antes de tiempo.

Después de recoger a sus hijos de la guardería, se paró a charlar con una amiga en un aparcamiento y le expresó sus temores sobre la reacción de Tom al saber ahora que ella se acostaba con su padre. 

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En un último esfuerzo para controlar los sentimientos de Tom, le pidió a su amiga que cuidara de los niños mientras ella iba al despacho de Tom para decirle que todo lo que había dicho no era más que una gran mentira. Tom ni siquiera dejó que Susan empezara a hablar. La sacó rápidamente de su despacho.

Más tarde, esa misma noche, llamó por teléfono a su amiga, que sabía que estaba cenando con Tom y sus amigos. Susan se preguntó si Tom había dicho algo sobre ella, pero no dijo nada. Estaba realmente obsesionada.

El asesinato de sus dos hijos, Michael y Alex

Hacia las 8 de la tarde, Susan, desesperada, mete a sus dos hijos en el coche. Los niños fueron colocados apresuradamente en sus asientos de coche, y tampoco se les pusieron los zapatos.

Condujo hasta el lago John D. Long y subió a una rampa, salió del auto, puso el auto en movimiento, soltó el freno de mano y observó cómo su auto, con sus hijos durmiendo en el asiento trasero, se hundía en el lago. 

En su confesión, declaró que quería morir y que iba a ir a casa de su madre, pero desistió.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Susan se quedó mirando hasta que el coche quedó completamente sumergido.

Actuar con inocencia

Susan Smith llamó a la policía diciendo que un hombre negro le había robado el coche y secuestrado a sus dos hijos pequeños. Tras sus emotivas súplicas en la televisión para que sus hijos volvieran sanos y salvos, el incidente ganó la atención y la simpatía de los medios de comunicación de todo el mundo.

Sin embargo, nueve días después, admitió que había empujado el coche al lago John D. Long, ahogando a sus hijos, Michael, de 3 años, y Alexander, de 14 meses, que estaban atados a los asientos del coche.

El desprecio hacia Susan era abrumador, no sólo por la tensión racial desencadenada por la falsa acusación de un hombre negro, sino porque su motivo era extremadamente fútil y egoísta: deshacerse de sus hijos para mantener una relación con un hombre rico.

Investigación del crimen

Incluso antes de la confesión de Susan, los investigadores ya sospechaban de ella. El sheriff Howard Wells hizo la prueba del polígrafo a David y a Susan. David pasó, pero los resultados de Susan no fueron concluyentes. A lo largo de los nueve días que duró la investigación, Susan fue sometida a varios polígrafos y se le interrogó sobre las incoherencias de su historia de robo del coche.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Uno de los mayores indicios que llevó a las autoridades a creer que Susan estaba mintiendo fue su historia sobre detenerse en un semáforo en rojo en Monarch Mills Road. Afirmó que no vio ningún otro coche en la carretera, pero el semáforo se puso en rojo. 

El semáforo de Monarch Mills estaba siempre en verde y sólo se ponía en rojo si lo provocaba un coche en la calle transversal. Como dijo que no había otros coches en la carretera, no había razón para que viera la luz roja.

Su postura ante el hasta ahora secuestro de sus hijos fue extremadamente exagerada. Se preocupaba por su peinado y maquillaje ante las cámaras de televisión y a veces preguntaba por el paradero de Tom Findlay. También tenía momentos dramáticos de sollozos profundos, pero permanecía con los ojos secos y sin lágrimas.

Confesión

El 3 de noviembre de 1994, David y Susan aparecieron en el programa This Morning de la CBS y David expresó su total apoyo a Susan y a su historia sobre el secuestro. Tras la entrevista, Susan se reunió con el sheriff Wells para otro interrogatorio.

Susan y David, en un programa de televisión.

Susan le pidió al sheriff Wells que rezara con ella y luego comenzó a llorar y a decir lo avergonzada que se sentía por lo que había hecho. Su confesión de haber empujado el coche al lago empezó a salir a la luz. Dijo que quería suicidarse y matar a sus hijos, pero al final salió del coche y envió a los niños a la muerte.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Búsqueda de los cuerpos de los niños

Susan dio a la policía la distancia exacta a la que flotó el coche antes de hundirse. El sheriff quería encontrar los cuerpos primero, luego llamar a David y decirle la verdad.

Los buzos encontraron el coche al revés, con los niños agarrados a los asientos. Un buzo describió haber visto la pequeña mano de uno de los niños presionada contra una ventana. La carta sobre los motivos de la ruptura, escrita por Tom, también estaba dentro del coche.

La autopsia de los niños demostró que los dos niños seguían vivos cuando sus cabecitas se sumergieron en el agua.

Incluso frente a todos los hechos, David parecía tener cierta compasión por Susan. Sólo cuando descubrió que Susan había facilitado a la policía la ubicación exacta, que las luces del coche estaban encendidas cuando suspendió el freno y, además, que se había quedado observando cómo se hundía el coche, David recobró el sentido.

Finalmente comprendió que todo provenía del deseo de Susan de reconstruir su relación, con el adinerado Tom Findlay.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sentencia

El jurado tardó dos horas y media en emitir un veredicto de culpabilidad por dos cargos de asesinato. A pesar de las protestas de David, Susan Smith se libró de la pena de muerte y fue condenada a 30 años de prisión. 

Durante el juicio, el padrastro de Susan, líder del Partido Republicano y de la Coalición Cristiana de Beverly Russell, testificó que había abusado sexualmente de su hijastra cuando era adolescente y de nuevo en los meses previos a que ahogara a los niños. El juez tuvo en cuenta los abusos sufridos por el acusado.

Podrá optar a la libertad condicional en 2025, cuando tenga 53 años. David ha prometido asistir a todas las audiencias de libertad condicional para tratar de mantener a Susan Smith en prisión por el resto de su vida. Actualmente cumple su condena en la Institución Correccional de Leath, en Carolina del Sur.

Consideraciones finales

Michael y Alex Smith fueron enterrados juntos en el mismo ataúd en el cementerio de la Iglesia Metodista Unida de Bogansville el 6 de noviembre de 1994, junto a la tumba del hermano de David y tío de los niños, Danny Smith.

Desde su detención en el centro penitenciario de Leath, en Carolina del Sur, dos guardias han sido castigados por mantener relaciones sexuales con Smith. Su actividad sexual en prisión se descubrió después de que contrajera una enfermedad de transmisión sexual.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_