Diana Quer: su desaparición y la historia del caso

Diana Quer, de 18 años, desapareció en la región de Galicia. El caso se archivó, pero 497 días después la confesión del sospechoso permitió encontrar el cuerpo.

En este momento estás viendo Diana Quer: su desaparición y la historia del caso

¿Quién era Diana María Quer López?

Diana era una chica joven, de sólo 18 años en el momento del caso. Estaba pasando el verano con su madre y su hermana en Puebla del Caramiñal, un pequeño pueblo cercano a Madrid, en la costa y con unos 10.000 habitantes.

Sus padres estaban separados y la familia era de clase media alta con un gran estatus económico. En la noche de la desaparición, asistió a las fiestas de Carmen de los Pincheiros en la ciudad, y tras varios mensajes de WhatsApp con su madre y amigos, se perdió su rastro sobre las 02:43.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Caso

En ese momento, la madre de Diana se ofrece a llevarla a la puerta del chalet donde se alojaban, se despiden. Diana llega al centro y encuentra a sus amigos a unos 900 metros (3000 pies) del lugar donde se encontraban.

Alrededor de las 2 de la madrugada Diana decide marcharse, dice que está cansada, que la batería de su móvil está baja y que no habría problema en irse sola, ya que el paseo era prácticamente en línea recta.

El pueblo era pequeño, justo en la playa, prácticamente toda la gente se conocía y la distancia era bastante corta.

Durante el trayecto, la joven intercambió mensajes con sus amigos en grupos de Whatsapp y también con un amigo que estaba en Madrid mientras ella caminaba.

En cierto momento de esta conversación, Diana revela que tiene un poco de miedo de volver sola y se produce el siguiente diálogo:

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

«Me estoy acojinando un gitano me estaba llamando»

«¿Y que te ha dicho? «

«Está diciendo: morena, ven aquí…»

«¿Y que le has dicho?»

Poco después del último mensaje, no recibido por Diana, el amigo no tuvo más respuestas.

Al día siguiente, la madre se despierta sobre las 8 de la mañana, busca a su hija y se da cuenta de que no está en casa. Luego despierta a su hija menor, Valeria, y le pregunta si Diana le ha dado alguna noticia o le ha dicho que se quedaría a dormir fuera. Valeria no sabe nada.

Diana no tenía la costumbre de salir sin avisar ni de dejar a su madre sin noticias, esto aumentó la preocupación de las dos que se dirigieron a la comisaría.

La policía ha ordenado a la familia que espere el regreso de la joven, sin tratar el caso como una desaparición.

Al día siguiente, la madre vuelve a la comisaría, denuncia de nuevo lo sucedido y, a partir de entonces, la policía toma el caso como una desaparición.

Se investigó a los amigos pero no se encontró ninguna pista. El amigo madrileño dijo que no le preocupaba la falta de respuestas de Diana porque ella había dicho que estaba con poca batería y creía que volverían a hablar al día siguiente por la mañana.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sentí que estaba asustada, pero cuando no me contestó sólo pensé que se había quedado sin batería y que hablaría con ella por la mañana.

Amigo de Diana, último en mantenerse en contacto.

Gracias a los datos obtenidos por el teléfono móvil, la localización de Diana a través de las torres de telefonía móvil indicaba realmente que se dirigía en dirección al chalet. En un momento dado se la ve avanzar rápidamente en otra dirección, hacia una carretera que sale de la ciudad. Esta es su última ubicación, exactamente a las 2:58 a.m. de esa mañana.

Atrae la atención de los medios de comunicación

Diana era joven, hermosa y atraía mucha atención. Sus padres estaban divorciados y libraban una gran batalla legal relacionada con el dinero y la custodia de sus hijas.

A partir de entonces, curiosos y periodistas comenzaron a especular sobre la vida de la familia, convirtiendo todo en un circo e incluso acusando a la madre de Diana de haber asesinado a su hija.

El caso se convirtió en un escándalo, la madre de Diana perdió la custodia de su otra hija y sus declaraciones fueron cuestionadas por los periódicos, que las desacreditaron y las calificaron de «dudosas».

Móvil encontrado en el río

27 de octubre de 2016, un pescador encuentra el móvil de Diana tirado en el agua cerca de un puente de la zona. A pesar de estar mojado, el móvil se reactivó pero estaba bloqueado, incluso después de desbloquearlo no fue posible obtener mucha información más allá de la que ya tenía la policía.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

En ese momento, basándose en la región en que se encontró el móvil, la policía trazó un círculo y llamó para interrogar a todas las personas que vivían o habían vivido allí y tenían algún antecedente penal.

Al menos 200 sospechosos fueron interrogados, entre ellos José Enrique Abuín Gey, conocido como «El Chicle», que tenía condenas anteriores por agresión sexual y participación en el tráfico de drogas. En ese momento informó de que la noche de la desaparición estaba en casa con su familia, y su coartada fue confirmada por su esposa.

Entonces no se pudo probar nada contra él, y algún tiempo después se cerró el caso, pero una serie de procedimientos posteriores dieron como resultado la detención de uno de los principales sospechosos, que confesó el crimen a las autoridades.

Investigación

La Guardia Civil interrogó a unos doscientos sospechosos en la región de Arosa, la lista se redujo a unos ochenta, pero sin ninguna detención.

El 25 de diciembre de 2017, Navidad, una joven realiza una denuncia por intento de secuestro seguido de violencia sexual en la localidad de Coruña de Boiro, también en las inmediaciones de la ría de Arosa.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La chica dijo que un hombre trató de obligarla a subir a su coche, utilizando un cuchillo para intimidarla. Los gritos y la resistencia de la mujer llamaron la atención de varios vecinos, que acudieron al lugar, lo que provocó que el agresor huyera en su vehículo.

La descripción que la mujer dio de su agresor coincide con la de un hombre llamado José Enrique Abuín Gey, apodado El Chicle, de 41 años, vecino de Taragoña y uno de los sospechosos inicialmente interrogados por la Guardia Civil. 

Abuín tenía antecedentes penales por tráfico de drogas, habiendo estado en prisión en 2007. También hubo una acusación de agresión sexual formulada por la hermana gemela de su esposa, que fue retirada posteriormente. 

En este nuevo contexto, pasaron a interrogar a la mujer de Abuín, Rosario Rodríguez, que ya había sido interrogada en los primeros momentos del caso Quer y negó entonces que Abuín hubiera salido de la casa la noche del 22 de agosto de 2016.

Las sospechas de los investigadores sobre la posible implicación de Abuín en el caso Quer hicieron que finalmente Rosario Rodríguez se retractara en el nuevo interrogatorio, dejando a Abuín Gey sin coartada.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Declaración del delincuente

En un primer momento, José Enrique Abuín Gey dijo a las autoridades que accidentalmente atropelló a la joven mientras caminaba sola. Asustado, decidió esconder el cuerpo de Diana en el maletero de su coche y ocultó el cadáver. Sin embargo, las autoridades no creyeron la versión del sospechoso y presionaron al hombre de 41 años.

En un segundo interrogatorio, «El Chicle» confesó a la policía que, tras ver a Diana Quer sola en la calle, intentó violarla, pero la joven se resistió y el sospechoso acabó estrangulando a la joven de 18 años, deshaciéndose después del cuerpo.

Esta última versión corresponde a las pistas reveladas por los mensajes entre la víctima y un amigo en la madrugada que desapareció.

En su confesión, «El Chicle», con antecedentes penales por tráfico de drogas y agresión sexual, reveló a las autoridades dónde había escondido el cadáver, más de un año después del crimen.

Condena

El acusado fue declarado culpable, cometido para ocultar otro delito, en este caso un delito de agresión sexual contra la víctima. Según la prensa española, también fue condenado por un delito de secuestro. 

En el caso español, la figura jurídica de la cadena perpetua se sustituye por la prisión permanente revisable. En otras palabras, esta condena se revisa cada intervalo de tiempo, y entonces se decide si los reclusos deben seguir detenidos o si pueden ser puestos en libertad. Esta pena se introdujo en 2015 y hay 13 delincuentes que la han recibido como condena. Sólo en dos casos se ha revisado la sentencia. 

Además, el asesino no puede acercarse a los padres y a la hermana de Diana -ni desde sus casas ni desde los lugares donde se encuentran- a una distancia inferior a 1.000 metros. Además, no podrá ponerse en contacto con ellos de ninguna manera, durante su condena a prisión y, si es liberado, durante intervalo de diez años. 

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_