Daniel LaPlante, el hombre que vivía escondido en la casa de las víctimas

Daniel LaPlante se escondió y vivió dentro de las casas de sus víctimas durante meses. Tras cumplir su condena, llegó a matar a toda una familia.

En este momento estás viendo Daniel LaPlante, el hombre que vivía escondido en la casa de las víctimas

Daniel LaPlante tiene un raro reconocimiento en las crónicas de true crime. Aunque mató a una familia entera, no fue ese caso el que le hizo famoso, sino los crímenes que cometió antes, a pesar de que no se perdieron vidas en esos casos.

Daniel LaPlante nació en 1970 y, como se puede imaginar, tuvo una infancia traumática. LaPlante sufrió abusos sexuales y psicológicos por parte de varios adultos. Su padre era el que aplicaba la mayor parte del castigo, al principio atormentándolo física, emocional y sexualmente.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Su problemática educación afectó a todos los aspectos de su vida. Tuvo problemas en la escuela, tanto académica como socialmente, y se le diagnosticó dislexia a una edad temprana. Tenía pocos amigos y sus compañeros de clase le describían como alguien que daba miedo o era raro.

Dado su extraño comportamiento, LaPlante fue remitido por los responsables de la escuela a un psiquiatra. En ese momento se le diagnosticó a LaPlante un trastorno de hiperactividad. Este problema podría haberse solucionado fácilmente, sin embargo el joven comenzó a sufrir abusos sexuales por parte de su propio psiquiatra durante las sesiones.

Evidentemente, esto contribuyó a agravar aún más su degradación mental, en poco tiempo comenzó a realizar pequeños robos en las casas de sus vecinos. Pronto ya no se limitaba a entrar y robar las pertenencias de las casas, sino que también dejaba rastros de su presencia, con el propósito de hacer juegos mentales con los propietarios.

El crimen que hizo famoso a Daniel LaPlante

En un pequeño pueblo situado en Massachusetts, en Estados Unidos, vivía la familia Andrews, formada por tres miembros, Annie, Brian y Jessica. Vivían tranquilamente y no tenían peleas ni desacuerdos con otras personas.

En 1986, Annie Andrews, de 16 años en el momento del caso, recibió una llamada anónima de un joven llamado Daniel LaPlante, que le informó de que estudiaba en el mismo colegio que ella y que había tomado su número de teléfono de uno de sus amigos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Daniel LaPlante se describió con buenas características para complacer a Annie. Dijo que era rubio, guapo, atlético y que vivía en el mismo barrio. Actuando siempre de forma educada, hablaron durante un tiempo considerable hasta que consiguió convencer a Annie de que tuvieran una cita.

Primer encuentro de Daniel LaPlante y Annie Andrews

La noche de la cita Daniel fue a casa de Annie, cuando ella abrió la puerta se dio cuenta de que era totalmente diferente a como se había descrito. Llevaba ropa sucia, no era atlético, ni guapo, ni rubio, su pelo era oscuro.

blank
Daniel LaPlante en la época del crimen.

Aun así, Annie decidió dar una oportunidad a Daniel LaPlante. Pero pronto se arrepintió, ya que el chico le hizo preguntas insistentes sobre la muerte de su madre, que había fallecido recientemente de cáncer. La conversación fue de las peores posibles, muy diferente a las llamadas telefónicas.

Tras una hora de conversación, Annie llegó a un punto en el que no pudo aguantar más, así que decidió huir de la cita, abandonando al chico en el acto. Pero ahora sabía dónde vivía.

Annie decide jugar a la Ouija para «hablar» con su madre

La extrañísima conversación de Daniel LaPlante despertó la nostalgia de Annie, y ella y su hermana decidieron entonces intentar contactar con el espíritu de su madre a través de una tabla Ouija. Jugaron por pura ingenuidad adolescente, sin esperar realmente nada.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Sin embargo, esa misma noche, Jessica y Annie oyeron varios golpes contra las paredes de su dormitorio mientras dormían. Sorprendentemente, parece que la sesión de espíritus de las chicas tuvo éxito. Durante varias noches, las hermanas conversaron con el «espíritu» que golpeaba la pared para dar respuestas.

Con el tiempo, los objetos de la casa comenzaron a desaparecer. Los objetos que se colocaban en la mesa, al día siguiente se encontraban desparramados por el suelo. Las chicas también empezaron a notar que los muebles se movían de un lado a otro.

El padre de las chicas, que también vivía con ellas, Brian Andrews, creía que eran las propias chicas las que provocaban estos fenómenos en la casa. Las niñas afirmaron que creían que se trataba de un fantasma, pero Brian no creyó esta historia y siguió culpando a sus hijas.

La situación fue empeorando, a estas alturas Daniel estaba escribiendo mensajes en la pared con ketchup, y las chicas estaban realmente muy asustadas. Brian seguía sin creer esta historia, pero al cabo de unas semanas, después de mucho tormento, en un momento de desesperación las chicas se escaparon a la casa del vecino, para escapar de los golpes que el «espíritu» daba contra la pared.

Esperaron a que Brian volviera, entró solo en la casa y notó mucho desorden, después de investigar un poco encontró a un chico vestido con la ropa de su difunta esposa. Se enzarzaron en una pelea, pero el chico consiguió escapar fácilmente.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Se llamó a la policía local, que registró la casa. Un agente encontró un forro oculto detrás de un armario empotrado en la pared del dormitorio de Annie Andrews. Cuando el agente abrió la escotilla, encontró a Daniel LaPlante acurrucado en su interior. El chico fue arrestado.

Ataques de Daniel LaPlante

La condena de Daniel fue muy leve, y al año siguiente ya estaba de nuevo en la calle. Casi inmediatamente después de su liberación, Daniel volvió a su vida de robos. Durante uno de sus robos obtuvo dos pistolas de la casa de un vecino.

El 1 de diciembre de 1987, entró en la casa de la familia Gustafson, a un kilómetro de su domicilio. Daniel encontró en la casa una familia con tres miembros: una madre y sus dos hijos que aún eran niños.

Allí violó a Priscilla Gustafson, de 33 años, y luego le disparó varias veces a corta distancia en la cabeza. Después, ahogó a los dos hijos de Priscilla en diferentes bañeras. Su marido se salvó porque estaba trabajando — o bien, si hubiera estado en casa, habría podido neutralizar la amenaza antes de la barbarie.

Sentencia

Las autoridades no tardaron en relacionar el asesinato de la familia Gustafson con Daniel LaPlante. Intentó escapar y durante su huida cometió algunos delitos menores, pero dos días después la policía lo encontró.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

blank
Durante el juicio.

Un año después del crimen, Daniel LaPlante fue condenado a tres cadenas perpetuas por el asesinato de la familia Gustafson.

Desde su detención, el delincuente ha mostrado poco remordimiento por sus actos. Actualmente se encuentra en prisión, donde probablemente pasará el resto de su vida.

blank
Daniel LaPlante hoy.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_