Lacey Spears, la madre que envenenó Garnett Spears, su propio hijo

Lacey fue condenada a 20 años de prisión por matar a su hijo, Garnett, de 5 años. Y sorprendentemente, lo envenenó con altas cantidades de sal.

En este momento estás viendo Lacey Spears, la madre que envenenó Garnett Spears, su propio hijo

¿Quién era Lacey Spears?

Lacey, desde niña fue una apasionada de las muñecas, durante su adolescencia trabajó como niñera y también como monitora en una guardería. Soñaba con ser madre. Se quedó embarazada de su primer y único hijo en 2008, a la edad de veinte años, el pequeño Garnett-Paul Thompson Spears.

Los primeros días de Garnett

Con sólo 9 días de vida, Garnett enfermó gravemente, hasta el punto de tener que ser hospitalizado.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Fue creciendo, pero sus problemas de salud no disminuyeron y fue hospitalizado con frecuencia. Los médicos nunca llegaron a un diagnóstico 100% preciso, decían que el conjunto de síntomas que presentaba el bebé era casi increíble.

Garnett presentaba fiebre alta, infecciones de oído, convulsiones y problemas gastrointestinales. La causa de las enfermedades era siempre muy incierta.

8 meses de edad, sonda de alimentación

Cerca de cumplir ocho meses, Garnett vuelve a sufrir otro ingreso hospitalario. Según su madre, estaba perdiendo peso y ella no sabía qué hacer.

A través de una petición de Lacey, mediante un procedimiento médico se insertó una sonda de alimentación en Garnett.

Tiempo después, Lacey continúa con la misma queja, Garnett seguía sin comer. Los médicos, desesperados por no saber cómo actuar, aceptan de nuevo la petición de la madre.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Garnett fue operado de nuevo, esta vez por un procedimiento que le impedía vomitar. Así su madre podía alimentarlo sin que regurgitara la comida.

Activa en las redes sociales

Lacey Spears era muy activa en las redes sociales, especialmente en Facebook.

También tenía un blog llamado «Garnett’s Journey». Allí compartió detalles de las hospitalizaciones de Garnett, fotos en el hospital y escribió sobre lo que estaban pasando.

En uno de estos relatos, se lamenta de la alimentación de Garnett. Afirma que, incluso después de las intervenciones quirúrgicas, no se alimentaba por sí mismo, y que se sometería a otra intervención quirúrgica, esta vez una gastrostomía.

Gastrostomía: un procedimiento mediante el cual se coloca un tubo flexible de alimentación a través de la pared abdominal hasta el estómago. Permite la nutrición, la administración de líquidos y/o medicamentos directamente en el estómago, sin pasar por la boca y el esófago

En 2010, madre e hijo se trasladaron de Alabama a Florida, donde estarían cerca de la abuela de Lacey. En esta época la madre recibía una prestación económica del gobierno y también trabajaba como limpiadora en algunas casas.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Comunidad alternativa «Hermandad»

En Florida, Lacey conoció esta comunidad alternativa. Allí, básicamente, cuidaban de los ancianos, contribuían a los servicios comunitarios y, a cambio, ganaban vivienda, comida y educación para sus hijos. También había una idea de sostenibilidad en el lugar.

Se traslada a este lugar, Garnett tenía tres años. Parecía el lugar ideal para criar a un niño. Los dos se adaptaron muy bien al lugar, Garnett hizo rápidamente muchos amigos.

Una vez, una de las familias llevó a sus hijos y a Garnett a comer a un restaurante cercano a la comunidad. Se sabía que el niño tenía dificultades para comer, pero para sorpresa de los adultos, ese día almorzó desesperadamente e incluso pidió repetir la comida.

A partir de esto, algunas personas empezaron a cuestionar lo que decía Lacey, y también a preguntar quién era el padre de Garnett. Les dijo a todos que el padre del niño se llamaba Blake, era policía pero había muerto en un accidente de coche y estarían comprometidos para casarse.

Las historias sobre Blake también eran habituales en el blog. Lacey escribía que lo echaba de menos, que deseaba que estuviera allí, pero que eran fuertes y que superarían su muerte.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Se cree que este fue el periodo más feliz de la vida de Garnett, la vida en la comunidad era estupenda pero su madre seguía insistiendo en la necesidad de mantener la sonda de alimentación.

5 años, nuevo ingreso en el hospital

En enero de 2014 Garnett necesitó ser hospitalizado de nuevo, esta vez tenía fiebre alta y un fuerte dolor de cabeza. Le mantuvieron en observación, unas horas después le bajó la temperatura y se le quitó el dolor de cabeza, así que les dieron el alta.

Unos días más tarde, Garnett vuelve a la sala de urgencias con su madre mostrando los mismos síntomas, pero esta vez con convulsiones. El dolor de Garnett era tal que se sujetaba la cabeza con ambas manos.

Los médicos controlaron la actividad cerebral del niño, pero mientras estuvo allí no tuvo más convulsiones.

Al día siguiente Garnett tuvo intensos dolores de estómago, intentó vomitar, pero debido a la operación no pudo. Rápidamente el niño dejó de respirar, y las pruebas de sodio que indicaban una cantidad de 182mEq/L, y a la llegada este valor era de 138mEq/L, tal cantidad podría llevar a la muerte.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El niño fue estabilizado y trasladado a un hospital especializado. Allí los médicos consiguieron normalizar su nivel de sodio y Garnett volvió a responder bien al tratamiento.

En este hospital permanecieron dos días, el niño mejoró mucho y estuvo listo para ser dado de alta. Es importante destacar que la causa de este episodio era aún desconocida para el equipo.

El domingo por la mañana, la enfermera habla con la familia y les informa de que probablemente les den el alta ese mismo día.

Había una cámara de seguridad en la habitación, y Lacey consintió en que los filmaran durante su hospitalización. Las imágenes parecían normales, la madre jugando con Garnett, durmiendo a su lado, haciendo cuidados de higiene.

Unos diez minutos después de que la enfermera se vaya, Garnett empieza a sentirse muy mal. El niño apenas se había recuperado del último episodio, esta vez su cerebro comenzó a hincharse, su cuerpo no respondía y fue puesto en soporte vital. Mantenerse vivo sólo por estar conectado a los dispositivos.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Una vez más, el nivel de sodio estaba por las nubes, y era imposible que se produjera de forma natural, debido a todo el protocolo del tratamiento.

Mientras tanto, Lacet Spears parecía incrédula en sus publicaciones de Facebook, pidiendo a la gente que enviara oraciones y buena energía a Garnett.

Los médicos empiezan a sospechar de Lacey. Se llama a la policía.

Las mentiras están a punto de terminar

Se asignaron dos equipos al caso. Uno se dirigió a la casa de Lacey, mientras que el otro siguió la investigación en el hospital.

Mientras Lacey habla con un policía, llega su padre, el abuelo de Garnett. En ese momento el policía comenta el caso y menciona que siente mucho la muerte del padre del chico, Blake.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El abuelo parece confundido y dispara «¿Quién es Blake?».

A partir de esto cuenta que el verdadero padre de Garnett se llama Chris Hill. Era vecino de la familia y tuvo una breve relación con Lacey.

Y el Blake del que hablaba Lacey realmente existió. Se llamaba Blake Robinson, era policía en Alabama y, para sorpresa de todos, estaba vivo y sano. Blake dijo que sólo salió con Lacey un par de veces, pero que nunca tuvieron una relación romántica.

Él no tenía conocimiento de las historias de la mujer o las publicaciones del blog donde ella afirmaba que él era el padre de Garnett.

Búsqueda en la casa de Garnett

Cuando la policía entró en la casa, encontró varios frascos de medicamentos que correspondían a tratamientos para las enfermedades de Garnett. En el tocador, junto a las medicinas, había una lata de sal.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Dentro de la basura se encontraron bolsas de alimentación con un líquido blanco, que coincidía con las afirmaciones de Lacey de que el niño seguía siendo alimentado con leche materna. Al principio no había nada en la casa que pudiera contribuir a las investigaciones.

Testimonio de un vecino

Al día siguiente, mientras los agentes volvían a interrogar a Lacey, una vecina llamada Valerie se puso en contacto con la policía por teléfono y les dijo que el día en que Garnett se puso muy enfermo, Lacey la llamó para pedirle que se deshiciera cuanto antes de la bolsa de comida que estaba conectada a la máquina de alimentación y que no comentara nada a nadie al respecto. Y así lo hizo.

Pero Valerie había guardado la bolsa en su casa, la policía buscó esta prueba junto con la bolsa de leche materna dejada allí el día del registro. Ambos fueron enviados al laboratorio para su análisis.

Dos días después de enfermar, Garnett fue declarado muerto. Su cerebro estaba muy inflamado, tuvo algunos paros cardíacos y el aparato se apagó.

Resultado del peritaje

Las bolsas de comida enviadas al laboratorio tenían un alto contenido de sodio, en una de ellas la cantidad encontrada correspondía a 69 paquetes pequeños de sal. Las cantidades eran letales.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Una vez más Lacey fue interrogada, los policías le preguntaron cómo podía haber tanta sal en el cuerpo de un niño de 5 años. Respondió con evasivas que ese interrogatorio debía hacerse a los médicos, no a ella, una madre que ya había sufrido mucho.

Diez semanas después de la muerte de Garnett, el forense confirmó que el caso era un homicidio y que la principal sospechosa era Lacey Spears.

La policía busca a Chris Hill, el padre del niño, y descubre que Lacey había inventado historias mentirosas sobre él. Según Chris siempre quiso estar presente en la vida de Garnett, incluso tiene otro hijo y es muy participativo en la creación.

Vídeo de seguridad de la habitación del hospital

Al examinar las pruebas, a los investigadores les llama la atención la parte del vídeo grabada justo después de que la enfermera que comunicó el probable alta de Lacey se marchara.

En las imágenes se puede ver que la madre lleva al niño al baño y cierran la puerta. Poco después de salir comienzan el episodio que llevó a la muerte de Garnett.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Te dejo el vídeo de la cámara de seguridad a continuación, salta a los primeros 30 segundos y mira.

Acusación, síndrome de Munchausen y juicio

El 17 de junio de 2014, tras una investigación en profundidad, Lacey Spears fue detenida.

Aunque no se le ha diagnosticado formalmente, a la mujer se le ha atribuido el raro síndrome de Munchausen, un trastorno en el que el tutor de un niño lo daña a propósito sólo para ganar simpatía y atención para sí mismo.

«Sin quererlo, estas madres tienden a convertirse en psicópatas».

Marc Feldman, de la Universidad de Alabama, dijo en una entrevista con la CBS de Nueva York.

Según el psiquiatra Philip Resnick, en aproximadamente el 85% de los casos, la madre es la causante de la violencia contra el niño. Lacey Spears se comportó exactamente como una portadora de la enfermedad, mostrando una excesiva devoción por el cuidado del hijo que nunca se puso sano, llevándolo varias veces al médico y pidiendo siempre que se le tratara de enfermedades extrañas.

El 2 de marzo de 2015, el jurado declaró a Lacey culpable de asesinar a su hijo envenenándolo con sal de cocina, que le administró lentamente a través de su sonda de alimentación.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El 8 de abril de ese año, el juez Robert Neary la condenó a 20 años de prisión y la envió al Centro Correccional para Mujeres de Bedford Hills, en Nueva York.

A continuación os dejo un vídeo grabado por Lacey, tras su detención.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_