Caso Carla Walker: resuelto 46 años después

Carla Jan Walker fue una víctima de asesinato estadounidense secuestrada en un estacionamiento. Su cuerpo fue encontrado tres días después en una zanja de drenaje a sólo 30 minutos de la zona del crimen.

En este momento estás viendo Caso Carla Walker: resuelto 46 años después

¿Quién era Carla Walker?

Nació el 31 de enero de 1957 en Texas. Carla Jan Walker tenía tres hermanos varones y tres hermanas femeninas. La familia vivía en Fort Worth, Texas.

Durante su adolescencia, Carla Walker fue porrista, mientras que su novio, Rodney Roy McCoy, era quarterback en el equipo de fútbol americano del colegio.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Los dos tenían una gran relación, nunca se peleaban y siempre estaban juntos.

Noche de San Valentín

El 17 de febrero de 1974, Carla tenía 17 años. En compañía de su novio, la chica acababa de salir de un baile de San Valentín en el instituto Western Hills, donde estudiaban.

Ella llevaba un vestido de fiesta azul, la pareja había cenado en una marisquería y luego había pasado un rato con otra pareja de amigos antes de dirigirse a una bolera, donde fueron a usar el baño.

Luego se dirigieron a un estacionamiento en la zona, bien conocido por reunir a los jóvenes para divertirse. Según Rodney, los dos se quedaron en el coche, hablando y bebiendo un poco.

Ataque Surpresa

Los dos estaban hablando en el coche, Carla estaba sentada de espaldas a la puerta. Sin que ninguno de los dos se notó, un hombre abrió la puerta del coche, por sorpresa y con tanta contundencia que Carla cayó hacia atrás y fue retenida por el agresor.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La pareja no reconoció al hombre, estaba armado con una pistola y comenzó a dar órdenes, amenazando a Rodney y rápidamente comenzó a agredirlo con repetidos golpes en la cabeza hasta que el novio de la chica se desmayó.

Rodney dice que Carla le rogó al hombre que dejara de atacar a Rodney, y que él aceptaría hacer lo que quisiera siempre y cuando dejara a su novio vivo. Debido a estos destellos el niño cree que fue golpeado muchas veces, y recuerda que el hombre apuntó el arma a su cabeza e incluso apretó el gatillo, pero el arma no disparó.

Una de las últimas frases que Rodney recuerda haber escuchado de Carla es «Ve a buscar a mi padre…»

Rodney recupera la conciencia horas después

El chico se despierta completamente magullado, con la ropa empapada de sangre. Busca a Carla, no la encuentra y comienza a recorrer el estacionamiento en su búsqueda.

Lo único que Rodney encuentra es el bolso de Carla. Luego conduce desesperadamente a la casa de los padres de la víctima.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Angustiada llama a la puerta, gritando y diciendo «se la llevaron, se la llevaron…», la hermana mayor de Carla, Cintia de 18 años abre la puerta y encuentra al joven en estado de shock, magullado y completamente fuera de control.

Rodney le cuenta a la familia lo sucedido. Rápidamente, la madre de Carla llama a urgencias solicitando una ambulancia para el chico mientras el padre se sube a su coche y se dirige al estacionamiento. Se llama a la policía en este momento.

Empieza la búsqueda

La policía escucha el testimonio de Rodney, le dice a la policía que el secuestrador era un joven de unos 20 años, de pelo corto y ondulado, acento de Texas y llevaba un chaleco verde brillante sin mangas y un sombrero de vaquero blanco.

Inmediatamente comienza la búsqueda. Las búsquedas se hicieron a pie, en coche, a caballo e incluso con el uso de un helicóptero.

Se buscó a Carla en todos los lugares posibles. Durante las primeras 48 horas no se encontró nada, ni siquiera una pista o una llamada telefónica. La familia estaba desolada.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

El cuerpo fue encontrado tres días después

72 horas después del crimen, en una zanja de drenaje abierta en una calle cerca del lago Benbrook, a unos 30 km de donde se encontraba Carla, se encontró su cuerpo. Parcialmente vestida, sus ropas se habían desgarrado y sus padres pudieron identificar el cuerpo por las joyas esparcidas en el lugar de los hechos antes incluso de ver el cadáver.

Similitud con el caso de Becky Martin

Un investigador llamado Din Mitter, encontró similitudes entre los dos casos. Según él, tenían características similares, eran rubias, pequeñas, delgadas y muy bonitas. El asesinato de Becky había ocurrido un año antes, en 1973, en una universidad del sur de Texas.

Los restos de Becky Martin fueron encontrados en la misma región que el cuerpo de Carla. Nunca se encontró ninguna pista o sospechoso, y durante bastante tiempo la policía pensó que era obra de un asesino en serie.

Autopsia del cuerpo de Carla

Según los médicos forenses, Carla había sido torturada y violada durante tres días, siendo la causa de su muerte la estrangulación. Los exámenes toxicológicos revelaron que había recibido varias inyecciones de morfina, un fuerte sedante y de compra restringida y controlada.

La policía sintió curiosidad, comenzaron a preguntarse cómo el asesino tenía acceso a este medicamento. La investigación comenzó a partir de este punto, fue una pista importante, pero desafortunadamente no llevó a nada.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Rodney se siente culpable

Uno de los grandes dolores de Roy fue que la pareja siempre solía cerrar las puertas del coche. Pero ese día en particular, el chico estaba usando el auto de su madre, que tenía mayores dificultades para operar la cerradura.

Carla pensaba que había cerrado con llave, pero cuando el secuestrador fuerza la puerta para abrirla, la cerradura cede y se dan cuenta de que no habían bajado el pestillo lo suficiente.

Dice que se siente culpable, que todos los días piensa que debería haber revisado la cerradura y que tal vez esto no habría ocurrido, porque habrían tenido un mayor tiempo de reacción.

Investigación

La policía recibió más de 200 llamadas con pistas e información. Se estableció una recompensa para quien proporcionara información relevante.

Uno de los primeros sospechosos planteados fue tratado como «persona de interés», lo que significa que no había pruebas o evidencias de su implicación en el caso, pero por alguna razón el radar de la policía debía estar atento.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Glen Samuel Mccurley tenía 31 años en ese momento. Tenía antecedentes policiales por robo de coches. Los registros estatales muestran que permaneció en prisión durante poco tiempo, obteniendo la libertad condicional en abril de 1961.

En ese momento, Glen acababa de salir de la prisión, vivía a una milla del lugar donde Carla fue secuestrada. Recientemente había comprado un arma, un Ranger calibre .22, y fue robado casi al mismo tiempo que el caso.

Cuando le preguntaron por qué no había denunciado el robo, Glen dijo a la policía que tenía miedo, ya que era un ex presidiario.

El sospechoso también dijo que, después de salir de la cárcel, llevaba una vida tranquila con su familia, estaba casado y tenía dos hijos, trabajaba y salía a pescar por afición. Afirmó que el día del crimen estaba en su casa, pero que su mujer no pudo confirmar su coartada porque estaba de viaje para visitar a unos familiares.

El día del secuestro Glen trabajó hasta las 4:30 p.m. como conductor de camión, y en los días siguientes se había tomado un descanso prolongado.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Negó cualquier conexión con el caso, dijo que no conocía a la víctima y que la policía, a su vez, no tenía pruebas consistentes.

La investigación se centró en otros sospechosos, pero no se encontró nada consistente . Y el caso permaneció cerrado durante los años venideros.

19 abril 2019, la policía libera una carta recibida

El autor de la carta era anónimo, daba un nombre y decía que se trataba del asesino. La policía creyó que al dar a conocer la carta recibida en 1974, alguien podría reconocer el escrito y las nuevas informaciones harían avanzar el caso.

Queda la pregunta de por qué la carta sólo se hizo pública tantos años después, ya que parecía ser la mayor prueba del caso. La policía nunca respondió a esa pregunta.

La familia de Carla nunca abandonó la esperanza de hacer justicia, sus hermanos fueron muy activos en las investigaciones.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Se encontró el ADN del asesino

En 2020, se tomaron muestras de ADN de la ropa de Carla y se enviaron a un moderno laboratorio privado.

Se utilizó una tecnología pionera en la identificación completa del perfil genético del criminal.

La muestra, después de mucho análisis, resultó en tres posibles hermanos llamados McCurley. Glen Samuel Mccurley de vuelta en el caso, esta vez con pruebas contundentes gracias a la tecnología.

La policía visita a McCurley

El 7 de julio de 2020, los investigadores recogieron la basura de la casa de Glen y la llevaron al laboratorio. Se tomaron muestras de saliva de vasos y botellas desechadas, y el 4 de septiembre el informe pericial demostró que una de las muestras correspondía con el ADN masculino tomado de la ropa de Carla.

Seis días después, el 10 de septiembre del mismo año, los policías visitaron a McCurley y fueron invitados a entrar. El hombre mantuvo la misma versión que en 1974 y reafirmó su inocencia. Glen aceptó dar a la policía una muestra de ADN e incluso firmó un formulario de consentimiento.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Y una vez más el ADN coincidió, esta vez con una muestra tomada del sujetador de Carla Walker.

Justicia para Carla, Glen es arrestado

A los 78 años, el 22 de septiembre de 2020, Glen Samuel McCurley fue detenido en relación con el asesinato de Carla Jan Walker. Fue detenido y acusado de homicidio involuntario con una fianza de 100.000 dólares.

Los detectives creen que el crimen fue al azar, la víctima y el asesino no se conocían. Durante los últimos 40 años, McCurley ha llevado una vida normal y, en principio, no es sospechoso de otros delitos.

Uno de los hermanos de Carla dio una rueda de prensa tras la detención, y se emocionó al decir que muchas veces pensó que su hermana nunca recibiría justicia, pero que hoy se sentía aliviado y agradecía a la policía su trabajo.

En total, pasaron 46 años, 5 meses y 3 días antes de que el asesino fuera detenido.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La esposa de Glen no ha sido identificada, pero dijo que estaba conmocionada y que nunca imaginó que su marido fuera capaz de semejante atrocidad.

Sentencia

Glen fue condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. La familia de Carla estaba satisfecha con la sentencia.

Podcast

Hay un podcast en inglés que cuenta el caso de Carla, rico en detalles. Vale la pena acceder a ella, y gran parte de mi investigación la he sacado de ahí.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_