H. H. Holmes, construyó un castillo con el propósito de matar gente

Con un castillo construido en 1893 y repleto de equipos para torturar y matar a personas, consiguió hacer más de 200 víctimas.

En este momento estás viendo H. H. Holmes, construyó un castillo con el propósito de matar gente

Conocido como Henry Howard Holmes, o simplemente H. H. Holmes, no sólo fue un asesino en serie, sino el más grande de todos. Nació en Estados Unidos, donde llevó a cabo la matanza a finales del siglo XIX. Su nombre era Herman Webster Mudgett, pero más tarde cambió al que conocemos hoy.

Se le conoce como el mayor asesino en serie del mundo, con más de 200 víctimas. Oficialmente, sólo confesó 27 asesinatos cuando su sentencia de muerte ya había sido dictada por el juez, pero no hay duda de que la cifra es mucho mayor.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

A pesar de haber matado a tanta gente, Holmes fue descubierto y condenado por un solo crimen: mató a su pareja y a sus hijos. Era un hombre frío y calculador, las pistas que dejó fueron escasas, por lo que el número total de víctimas es incierto.

La historia de la vida de H.H. Holmes

Hijo de los primeros colonos que colonizaron América, Holmes sufrió malos tratos por parte de su familia. Su padre era alcohólico y a menudo lo golpeaba. Mientras que su madre era extremadamente religiosa y castigaba a Holmes con largos períodos sin comida ni agua por cada transgresión.

Pero no fue sólo la relación familiar lo que convirtió a Holmes en un asesino. Desde una edad temprana mostró signos de psicopatía. Era conocido por matar animales y realizar experimentos con los cadáveres, e incluso los conservaba como trofeo.

No hay evidencia de que Holmes matara a personas cuando era niño, sin embargo, personas de su entorno murieron en circunstancias muy misteriosas.

O atributo alt desta imagem está vazio. O nome do arquivo é h-h-holmes-young.jpg
Holmes cuando era joven en la década de 1880.

En 1882 ingresó en la Universidad de Michigan, donde estudió medicina. Allí adquirió mucha experiencia con los cadáveres y, sobre todo, con su disección. Gracias a esta práctica consiguió su primer «trabajo»: robar cadáveres, disecarlos y venderlos ilegalmente a las universidades.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Tras graduarse en medicina, su futuro era incierto, y fue entonces cuando decidió instalarse en Chicago en 1885 y adoptar el nombre de Henry Howard Holmes, o simplemente H. H. Holmes.

Cuando llegó a la ciudad, Holmes empezó a trabajar en una farmacia. Más tarde, compró la farmacia donde trabajaba pagando a plazos, pero no pagó las cuotas, y ante su impago, la señora que lo vendió activó a sus abogados. Poco después, desapareció y no se la volvió a ver.

Exposición Universal de 1893

Chicago en ese momento era conocida por ser una ciudad violenta, corrupta, llena de enfermedades entre otras características terribles, resultantes de su crecimiento muy acelerado. El objetivo de los políticos era cambiar esa mala reputación. Por lo tanto, en 1893, organizó la Exposición Universal de Chicago para celebrar el 400 aniversario de la llegada de Cristóbal Colón.

En 1871, la ciudad sufrió un gran incendio que destruyó gran parte de ella, y a partir de ahí, para sorpresa de todos, floreció exponencialmente en los años siguientes. Era un escenario adecuado para un evento que mostraría el crecimiento del país: en menos de un siglo un pueblo se transformó en una gran metrópolis.

Para entender la grandiosidad del evento, en él se presentaron algunos inventos como la rueda de la fortuna, el lavavajillas, y varios otros objetos, bienes, máquinas y alimentos que utilizamos hasta hoy.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

O atributo alt desta imagem está vazio. O nome do arquivo é roda-gigante-feira-mundial-chicago.jpg
Presentación de la rueda de la fortuna en la Feria Mundial de Chicago.

Grandes nombres de la época participaron en el evento, y más de 26 millones de personas pasaron por él. Participaron un total de 46 países. El evento era la distracción perfecta para los planes de Holmes.

No por casualidad decidió construir un hotel lo más cerca posible de la plaza donde tendría lugar el evento, esto le daría los créditos para poder matar gente sin levantar sospechas.

La construcción del Castillo de Holmes, un hotel construido para matar

Había un terreno vacío justo enfrente de la farmacia donde trabajaba, Holmes lo compró y unos meses después empezó a construir su hotel. Durante la construcción, cambiaba constantemente de obreros e ingenieros, su intención era que sólo él conociera cada detalle del edificio. Además, esta rotación constante ayudaba a su plan de no pagar a las personas que trabajaban allí.

Fue durante la construcción que Holmes conoció a Benjamin Pitezel, un hombre alcohólico que estaba buscando trabajo. Más tarde llegó a ser un gran compañero del asesino, y responsable del resultado de la vida de Holmes.

El edificio tenía tres pisos, el primero estaba destinado a tiendas, mientras que el segundo y el tercero eran habitaciones de hotel, aproximadamente 30 habitaciones en cada piso.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Muchas de las habitaciones escondían un pasadizo secreto, armarios ocultos, mirillas para que Holmes pudiera observar desde el exterior y grandes pozos que bajaban directamente al sótano, donde torturaba, mataba, diseccionaba y quemaba a sus víctimas.

En el sótano se encontraban la cámara de tortura, las mesas de operaciones para extraer los órganos de las víctimas aún vivas, el equipo para estirar los cuerpos hasta que se rompieran, un horno para deshacerse de los restos y otras herramientas horripilantes.

El horno fue uno de los principales equipos para que Holmes llegara a tantas víctimas. La mayoría de los asesinos en serie son capturados por no ser capaces de ocultar con éxito los cuerpos de las víctimas, pero Holmes no tenía ese problema.

Matanza en el hotel

Durante la feria el hotel estaba repleto, y Holmes tenía un control total sobre las habitaciones. Podía llenar cualquier habitación del hotel con gas asfixiante, lo que facilitaba aún más la inmovilización de sus víctimas. O también, en otro método que practicaba, entraba en la habitación con un paño lleno de cloroformo y, en silencio, quitaba la vida al invitado, normalmente mujeres de hasta 25 años.

Para deshacerse de los cadáveres, los arrojaba por los conductos que había construido para ello, y caían directamente al sótano, donde Holmes se deshacía de los restos en el tanque de ácido o bien en el horno.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Las pertenencias más valiosas de sus víctimas, Holmes las guardaba para sí mismo. A pesar del imponente castillo, tuvo problemas financieros. Durante el evento se estima que Holmes hizo algo alrededor de 50 víctimas.

O atributo alt desta imagem está vazio. O nome do arquivo é castelo-holmes-planta-segundo-andar-938x1024.jpg
Segundo piso del Castillo de Holmes

Plan de escape

Hacía varios años que Holmes debía a mucha gente de la ciudad, construyó todo el castillo prácticamente sin dinero, compró los materiales y contrató a gente pero nunca les pagó. Entonces varios de ellos se reunieron, contrataron un abogado y le dieron un ultimátum: pagar sus deudas o ir a la cárcel.

Holmes tenía muy mala reputación en la ciudad. Tenía las características clásicas de un tramposo. Y como harían la mayoría de los delincuentes, Holmes decidió que lo mejor era no pagar a nadie y huir de la ciudad.

Pero no podía dejar atrás todo lo que había construido. Así que decidió incendiar el tercer piso de su castillo para cobrar el dinero del seguro contra incendios. Había firmado una póliza con cuatro compañías de seguros diferentes sólo para este fin.

Pero para desgracia de Holmes, el incendio fue apagado a tiempo por los bomberos, lo que permitió una investigación más detallada de lo que realmente ocurrió.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Un investigador fue enviado al lugar de los hechos. Cuando llegó allí, fue alertado de la mala reputación de Holmes. Durante la investigación descubrió que el fuego se inició en varios puntos diferentes del tercer piso, y todo al mismo tiempo, una fuerte señal de que el fuego había sido causado.

Holmes consiguió librarse de los cargos, pero no pudo cobrar el dinero del seguro. Así que se puso a buscar otro plan para intentar ganar dinero de alguna manera.

Junto con su cómplice , Benjamin Pitezel, decidieron huir de Chicago y estafar en otros lugares, lo que sería una mejor opción dada su actual reputación en la ciudad. Intentaron estafar en varios estados diferentes, hasta que llegaron al que sería el último plan de Holmes.

O atributo alt desta imagem está vazio. O nome do arquivo é benjamin-pitezel-h-h-holmes.jpg
Benjamin, a la izquierda, y Holmes, a la derecha, en una rara foto encontrada en 2019.

Asesinato de su cómplice

Para resolver su problema financiero, convenció a Benjamin Pitezel para que fingiera haber muerto, de modo que ganaran el dinero relativo a su seguro de vida y se repartieran el dinero.

Holmes certificó que obtendría un cadáver muy similar al de Benjamin, y que eso sería suficiente para que la compañía de seguros pagara a la viuda del «muerto».

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

Pero necesitaban la cooperación de la esposa de Benjamín, ya que ella recibiría el dinero, y tendría que pasarle la parte de Holmes. La mujer era muy reacia, pero aceptó.

Lo que Benjamin y su esposa no sabían era que el objetivo de Holmes no era conseguir un cadáver muy parecido al de Benjamin, sino matar al propio Benjamin. Pero esta vez Holmes no tendría que limitarse a matar a Benjamin y luego deshacerse del cadáver, sino que debía convencer a las autoridades de que la muerte se produjo de forma natural.

El plan para «fingir» la muerte de Benjamin tuvo éxito, pero levantó varias sospechas. Al menos, Holmes había conseguido que la compañía de seguros pagara la póliza a la viuda. En ese momento todavía creía que su marido estaba vivo.

Holmes tuvo tiempo de convencer a la viuda para que le transfiriera todo el dinero del seguro, además, la manipuló y le hizo dejar a tres de sus cinco hijos bajo su custodia.

Luego huyó a Canadá, con el dinero y los tres hijos de Benjamin. Posteriormente, Holmes mató a los tres niños. En ese momento la policía estaba haciendo una gran búsqueda de él, donde llegaron a encontrarlo.

CONTINÚA DESPUÉS DE LA PUBLICIDAD

La muerte de Holmes

Las pruebas de los asesinatos de Benjamin eran más sólidas. Así que los investigadores sólo lo juzgaron y condenaron por ese delito. Holmes fue condenado a muerte en 1896 y murió en la horca en Filadelfia, aproximadamente una semana antes de cumplir 35 años.

A diferencia de lo que informan algunos libros, el castillo se mantuvo en funcionamiento hasta la década de 1930, cuando el gobierno lo compró y demolió para construir una oficina de correos, que se inauguró en 1938 y sigue funcionando en la actualidad — al principio del texto publicamos una foto del castillo en la década de 1920, justo antes de que fuera demolido.

O atributo alt desta imagem está vazio. O nome do arquivo é agencia-correios-hh-holmes.jpg
Oficina de Correos en el mismo terreno que el castillo de Holmes.

Este es un resumen sucinto de un caso bastante largo, hay grandes libros con miles de páginas que retratan esta historia con gran detalle, si está interesado en comprar, esta es una opción que recomendamos.

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Juliane Cunha

27 años, trabajo en el área de la salud. Me encanta escribir y también me encantan los casos criminales, nada mejor que unir lo útil a lo agradable. Sígueme en Instagram @julianesantt | @casocriminal_